access_time 08:27
|
22 de marzo de 2019
|
|
Delitos de Tránsito

Los cuatro acusados que arriesgan duras penas por matar al volante

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1553253832794Conductores.jpg
Roberto Aucachi, José Caccia, Javier Colaiacovo y Claudio Villalba.

Los fiscales que investigan las causas mantienen a estos sospechosos tras las rejas por homicidio simple con dolo eventual. Cómo fueron los hechos y la situación procesal en la que se encuentran.

Desde que la Suprema Corte de Justicia confirmó la pena de 20 años de cárcel para el chofer de la empresa Turbus, quien provocó en febrero del 2017 una tragedia con 19 muertos y varios heridos en alta montaña, la Justicia endureció las imputaciones en los últimos meses y, actualmente, cuatro conductores están en prisión arriesgando hasta 25 años de encierro por homicidio simple con dolo eventual. Se trata de los acusados que manejaban imprudentemente con exceso de velocidad y alcoholizados y generaron siniestros fatales en los últimos meses.

El miércoles por la tarde, tal como publicó El Sol, un Tribunal Penal Colegiado confirmó la prisión preventiva para uno de ellos, y ordenó que continúe en la penitenciaría. Uno de los jueces, Víctor Hugo Comeglio, argumentó su decisión basándose en el caso Turbus.

Lo que se afirma en el Ministerio Público es que se está tratando de dar un mensaje para que la sociedad sea más responsable a la hora de sentarse frente al volante de un vehículo automotor.

Si bien el Código Penal sostiene que a los que manejan rápido, ebrios o bajo el consumo de estupefacientes les corresponde una pena de entre 3 y 6 años de cárcel (homicidio culposo agravado), los fiscales de Tránsito del Gran Mendoza, Fernando Giunta y Liliana Giner, han endurecido las imputaciones contra los detenidos en este tipo de hechos, entendiendo que, al conducir en estos estados se les representó que podían causar una tragedia pero, de todas formas, continuaron con la acción. Y los jueces de primera y segunda instancia vienen confirmando su instrucción.

A tal punto que dos de los cuatro imputados por esta calificación ya tienen la medida cautelar que afecta la libertad confirmada y están muy cerca de que los fiscales eleven las causas de debate. Tres de las causas están en manos de Giunta, mientras que la restante la investiga Giner.

El primero de los imputados que está en la cárcel con prisión preventiva es José Osvaldo Caccia, quien el 14 diciembre arrolló con el Ford Fairlane que manejaba a una madre y a sus dos pequeños hijos en el cruce de Costanera y Matienzo. Los hermanos Agustín y Abril Kruk, de 7 y 3 años, respectivamente, murieron. La madre sufrió graves lesiones.

El fiscal Giunta ordenó la detención de Caccia y otros dos conductores que participaron en el siniestro. Imputó a todos por homicidio simple con dolo eventual y lesiones graves, pero sólo Caccia terminó con prisión preventiva, ya que el resto fue sobreseído por el juez Jorge Coussirat. Actualmente, el expediente está en la Suprema Corte por apelaciones de la defensa.

Un mes después, Roberto Aucachi, de 23 años, atropelló a cinco mujeres sobre la lateral del Acceso Este, casi Tirasso. Dos de las víctimas, Aimará Tejada (4) y Gabriela Riquelme (21) murieron por las graves lesiones que presentaban.

El conductor quiso escapar de la escena, manejaba su camioneta Nissan con luces pagadas y presentaba 1,81 de alcohol en sangre. El miércoles, el Tribunal Penal Colegiado presidido por Víctor Hugo Comeglio le confirmó la prisión preventiva. Lloró y le pidió perdón a la familia, pero esto no fue suficiente para cambiar la postura de los jueces.

El 27 de enero, una joven madre llamada Marianela Pulitti (26) salió despedida del VW Vento en el que circulaba por la Costanera con dos amigos y murió. El conductor del auto, un corredor de picadas identificado como Javier Colaiacovo (29), perdió el control del volante y chocó contra una columna a la altura de Manuel A Sáenz, partiendo la carrocería en dos. Circulaba a 140 kilómetros por hora y estaba ebrio.

Es más, minutos antes, la policía le había retirado el carnet durante un control y un amigo se hizo cargo de la conducción en ese momento. Sin embargo, a los pocos metros, burlándose de la acción policial, volvió a conducir. Está en la cárcel por homicidio con dolo eventual.

Por último, el fiscal Giunta también imputó por homicidio simple con dolo eventual y mandó a la cárcel a un joven llamado Claudio Adrián Villalba, quien el 10 de febrero por la mañana atropelló y le quitó la vida a un hombre que esperaba el colectivo sobre calle San Ramón y ruta 40, en El Borbollón.

Tras el hecho, el fiscal ordenó la detención de Villalba, quien tiene 18 años. Se realizó un test de alcoholemia y el resultado fue positivo: presentaba 1,30 de alcohol en sangre.

La víctima del siniestro fue un hombre de 56 años llamado Jorge Oscar Quiroga. La reconstrucción sostiene que un VW Gol Trend que circulaba por San Ramón impactó la garita donde la víctima esperaba el colectivo. Quiroga dejó de existir en al acto.

Cuando personal policial y judicial comenzó a trabajar en la causa, confirmó que el conductor del auto estaba borracho y, además, no tenía carnet de conducir. Debido a esto, su situación procesal se complicó. También fue acusado por las lesiones que sufrió una joven que viajaba con él.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.