access_time 15:40
|
12 de julio de 2006
|
VIOLENCIA NOCTURNA

Patovicas golpean brutalmente a un joven

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/172/570/000172570-20111020060712_04_1180004.jpg

En la madrugada del domingo, Gerardo García fue retirado a los golpes del boliche Al Diablo. La víctima, 23 años, no sabe porqué se la agarraron con él, aunque cree que fue una confusión

     Gerardo García, de 23 años, esperó al sábado para salir a bailar, como habitualmente está acostumbrado a hacer. Un boliche de Chacras de Coria lo esperaba para pasar un buen momento y disfrutar de una noche tranquila; sin embargo, una vez más los patovicas fueron noticia. En la madrugada del domingo pasado, alrededor de las 7, los encargados de controlar el accionar de los jóvenes presentes en el boliche Al Diablo se descontrolaron y le dieron una golpiza tremenda a Gerardo, provocándole una fractura en tres partes en el tabique, politraumatismos en su cabeza, rotura en el interior de su labio y daños en una de sus manos.


       El joven desconoce los motivos por los cuales fue violentamente retirado del lugar, aunque afirma que está seguro en “99 por ciento que los patovicas se han confundido de persona”. Lo que resulta más grave aún es que, tiempo atrás, en Al Diablo “se detectaron irregularidades” con respecto al personal encargado de la seguridad del lugar, sin contar éstos con la credencial habilitante y el diploma de idoneidad que se entrega una vez finalizado el curso para ser patovica, como explicó Belardino Di Fabio, director del Registro Provincial de Empresas Privadas de Vigilancia (Repriv).


 DESENCADENAMIENTO.


      Alrededor de las 7 de la mañana del domingo, Gerardo se dirigía al baño para luego irse del boliche en un taxi.Antes de ingresar al sanitario, unos patovicas lo sujetaron y le pidieron, de una manera bastante violenta, que se retirara: “Te vamos a reventar y vos sabés por qué”. Sin saber de qué le estaban hablando, el agredido alcanzó a llamar por celular a un amigo, que no se encontraba en el lugar, para que fuera a buscarlo porque temía que “algo grave iba a pasar”. Ya a los empujones, Gerardo fue retirado de Al Diablo por cuatro patovicas. Primero le dieron un golpe en el ojo y luego uno en la nuca. Es ahí cuando el joven cayó al piso y empezó a recibir patadas de todas partes, lastimándole la garganta, la parte inferior del labio y la nariz.


     En medio de la golpiza, se habrían unido a los patovicas otras siete personas que no vestían el traje negro que acostumbran a llevar puesto, e intervinieron también en la pelea (según uno de los testigos que presenció lo sucedido el domingo, al parecer habrían sido amigos de los patovicas). A Gerardo le robaron el celular y lo dejaron tirado en la puerta del boliche. Cuando llegó su amigo para ayudarlo, fueron directamente hasta la Fiscalía 11ª de Luján y realizaron la denuncia policial. En la comisaría determinaron que el joven no estaba borracho, ya que en sus declaraciones se lo notaba con total lucidez.


     Tampoco dentro del boliche había estado con alguna chica, lo que podría haber desencadenado el feroz ataque. “En toda la noche, sólo había hablado con la novia de mi primo”, explicó la víctima. Es por esto que los motivos por los cuales fue impune y violentamente maltratado son confusos e inentendibles. Ahora lo que quiere Gerardo es que se encuentren a los responsables y que su caso sirva para que se concientice sobre la gravedad de la falta.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.