River vence a San Lorenzo en el Monumental
access_time 15:02
|
28 de septiembre de 2006
|
|
COPA SUDAMERICANA

Parece que River sólo apunta al Apertura

El Millonario, con mayoría de suplentes, perdió como local ante Atlético Paranaense de Brasil, en la ida de los octavos de final. Hubo silbidos para el equipo. La revancha será en quince días.

    River Plate pareció acceder a la postura de su entrenador, Daniel Passarella, quien anunció que priorizará el torneo Apertura por sobre la Copa Sudamericana y anoche cayó por 1 a 0 ante Atlético Paranaense de Brasil con un equipo de suplentes, en el partido de ida de los octavos de final de este último certamen. La elección que tomó Passarella se plasmó en una actuación carente de absoluta jerarquía para un equipo del linaje de River.

    Es que El Kaiser volcó este criterio en una formación de absoluta alternativa, que no estuvo a la altura de las circunstancias ante el ordenado conjunto brasileño. Porque River pareció más ambicioso en los primeros minutos, pero su falta de profundidad quedó rápidamente al desnudo, ya que sus dos delanteros, Farías y Falcao García, todavía están lejos de su plenitud física y futbolística, en tanto que los volantes Pusineri, Sosa y Sambueza tampoco tienen ritmo de competencia.

    De esta manera, River fue un mosaico que nunca pudo ni intentar parecerse a un equipo, lo que derivó en que, al cabo de ese cuarto de hora inicial, su dominio comenzara a avizorarse como absolutamente estéril. Y para colmo de males a los 26 minutos Marcos Aurelio ejecutó con precisión una filosa contra de su equipo y Atlético Paranaense se puso en ventaja.

    La impotencia se adueñó de los locales, quienes empezaron a escuchar cómo el disconformismo por otra actuación frustrante bajaba desde las tribunas y laceraba con los pedidos de más garra. El panorama no cambió en la segunda etapa, pese a que Passarella procuró una mejoría con los ingresos de tres titulares de peso como Higuaín, Belluschi y Ortega.

    Como podía, River siguió yendo hasta el final, sin ingenio, pero con mucha voluntad, aunque eso le resultó absolutamente ineficaz y a contrapelo de su estirpe futbolera, esa que lo hizo grande en América y que ha perdido en la última década. Y fue derrota nomás, la que lo obligará a ir de visitante con la necesidad de ganar por dos goles y sin que le conviertan en la revancha, que tendrá lugar dentro de 15 días en Brasil.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.