access_time 01:06
|
27 de junio de 2012
|
NUESTROS LECTORES

PARA REFLEXIONAR

Leyendo nuestra historia hay quienes sostienen que el golpe de 1930 fue un verdadero retroceso democrático, ya que privó al país de un desarrollo democrático genuino, que aún no hemos aprendido a vivir.

    Leyendo nuestra historia hay quienes sostienen que el golpe de 1930 fue un verdadero retroceso democrático, ya que privó al país de un desarrollo democrático genuino, que aún no hemos aprendido a vivir.

    Si bien la vuelta a la democracia en 1983 no ha terminado con los problemas argentinos, al menos, nos ilustró que no hay que esperar a ningún mesiánico, sino que nosotros mismos los iremos solucionando, participando y aplicando la Constitución.

    Si bien será una tarea difícil de poner en práctica, porque fuimos "amaestrados" para no ver nuestros verdaderos problemas, no es imposible, ya que la vida misma de la democracia va generando al verdadero ciudadano. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.