access_time 00:00
|
31 de octubre de 2006
|
|
TALLER DE SUSTENTABILIDAD

Para Miceli, el crecimiento reducirá la deuda

La ministra de Economía aseguró que en diez años la relación de la deuda pública con el PBI será de 40% en lugar de 60% como es actualmente. Duras críticas a la convertibilidad

BUENOS AIRES (TÉLAM). El peso de la deuda pública representa un esfuerzo de ahorro fiscal permanente, aunque gracias al crecimiento económico sostenido su relación con el Producto Bruto Interno (PBI) bajará de 66 a 40 por ciento en los próximos diez años, aseguró ayer la ministra de Economía, Felisa Miceli. “La deuda pública ascendería a fines de este año a 66 por ciento del PBI y de mantener esta tendencia se situará cerca de 40 por ciento en 10 años”, remarcó Miceli en la apertura del Taller Sustentabilidad de Deuda y Estrategias de Desarrollo, que se lleva a cabo en la sede de la cartera económica.

    La ministra hizo hincapié en el esfuerzo que demanda la “atención de la deuda en el marco del presupuesto” y consideró que es “muy importante debatir las relaciones entre deuda y desarrollo”. “Es de esperar que estas políticas de desendeudamiento y de solvencia fiscal que los países de la región llevamos a cabo con responsabilidad sean compatibles con mejores niveles de igualdad y con mayores niveles de desarrollo”, indicó Miceli.

    El crecimiento de la deuda pública en los últimos 30 años mereció un párrafo aparte en la disertación de la ministra Miceli, quien volvió a criticar las experiencias de atraso cambiario que se registraron con la convertibilidad y la tablita. “La deuda pública pasó de 8.000 millones de dólares a mediados de los setenta a más de 63.000 millones en 1991 y luego, en el 2004, a más de 190.000 millones de dólares, producto del endeudamiento requerido para sostener la convertibilidad primero y los costos de su derrumbe, después”, recordó Miceli.

CRÍTICA A LA CONVERTIBILIDAD. Tras resaltar que en la actualidad el país “tiene un tipo de cambio realista y estable”, criticó las “dos experiencias de fuerte atraso cambiario, la tablita y la convertibilidad, que ignoraron lo sucedido en los mercados internacionales y regionales y la evolución de la productividad interna”. “El actual proceso inversor, a diferencia de lo sucedido durante la convertibilidad, se está financiando con mayores niveles de ahorro nacional, reduciendo su exposición a la volatilidad de los flujos externos”, afirmó.

    En tal sentido, añadió que “mientras en el pasado los cambios en la situación financiera internacional provocaban efectos distorsivos sobre el tipo de cambio y la acumulación de reservas, los recientes sucesos que comenzaron a mediados de mayo fueron sorteados con holgura, como se aprecia en la baja volatibilidad”. Además, la jefa del Palacio de Hacienda señaló que gracias a la reestructuración de la deuda los logros económicos no han sido menores.

    “Argentina recuperó el crédito público y tiene acceso a los mercados de capitales con un volumen de operaciones que están por debajo de las amortizaciones totales, que es consistente con la política de desendeudamiento”, subrayó. La ministra hizo su presentación acompañada por la directora de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Anh-Nga Tran-Nguyen; el secretario de Finanzas, Alfredo Mac Laughlin, y la subsecretaria de Financiamiento, Alejandra Scharf.

TEMAS:

Varios

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.