access_time 00:52
|
12 de agosto de 2006
|
TRIBUNAL DEL MERCOSUR

Papeleras para soluciones sociales

La argumentación uruguaya se sustentó en que estos emprendimientos pueden solucionar problemáticas. Prevén larga discusión.

    El conflicto por las papeleras proyectadas en Fray Bentos tendrá, seguramente, a Argentina lidiando con Uruguay hasta el final del camino judicial que se ha iniciado, porque el gobierno de Tabaré Vázquez incluye a estos emprendimientos como una salida a las problemáticas sociales que debe afrontar. “El Mercosur no nos da soluciones y necesitamos inversiones, puestos de trabajo y seguridad para la gente”, graficó un integrante del gabinete de Vázquez sobre la preocupación que tiene al Poder Ejecutivo uruguayo en la búsqueda de capitales extranjeros.

PROMESAS. En esa búsqueda se enmarcan las inversiones en papeleras que comprometieron las compañías Botnia (Finlandia), Ence (España) y Stora Enso (Suecia-Finlandia), más el inminente aporte que harán capitales iraníes. También está incluido el objetivo oficial de lograr un acuerdo comercial con Estados Unidos “que le permita a Uruguay abrir un mercado para sus productos, como hoy no lo tiene en el Mercosur”, aseveró otro ministro.

    “No se le puede negar a Uruguay que quiera crecer, que quiera paliar sus problemas, porque no se piensa en contaminar, en quebrar la integración regional o cosa por el estilo. Pasa por ser realistas”, consignó uno de los funcionarios consultados. Además de finlandeses, españoles, suecos e iraníes, figuran, en una posición expectante para invertir en proyectos papeleros en Uruguay, compañías de orígenes canadienses y japoneses, según los datos aportados desde el gobierno de Vázquez.

    En el caso de los iraníes, “se encuentran explorando las posibilidades en el país desde hace tres meses, y su presencia contempla, inicialmente, la explotación de esturiones sobre el río Tacuarí, en Cerro Largo”, informaron las fuentes. Cerro Largo se encuentra en el nordetes de Uruguay, a poco más de 300 kilómetros de Montevideo, y ante la mirada iraní cuenta con 450.000 hectáreas para la explotación papelera, sobre la base de una inversión millonaria.

   Desde la óptica del Ejecutivo uruguayo, “Argentina terminará ensamblándose en el circuito papelero regional”, una vez que “bajen las aguas” de la compulsa jurídica que tiene eje en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. “En Uruguay, Argentina y Brasil, el desarrollo forestal demanda una década ¿Se sabe que en Finlandia y Suecia, por ejemplo, para algo semejante se requieren 100 años? Por eso es que quieren invertir acá, no porque quieran contaminarnos”, aseguran.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.