access_time 13:36
|
24 de junio de 2010
|
|
HUMOR

Palermo

La verdad es que Palermo es increíble. No es un jugador dotado, habilidoso, exquisito, como nos gusta a los argentinos, pero él siempre está.

   La verdad es que Palermo es increíble. No es un jugador dotado, habilidoso, exquisito, como nos gusta a los argentinos, pero él siempre está. Nos había costado un Perú, bueno, nos había costado una Grecia hacer un gol, y él entró y a los cinco minutos se mandó el suyo.

    ¡Qué tipo sensacional! Hasta los de River gritaron su gol a garganta pelada. También me asombró el abrazo con los compañeros y el técnico, cosa que demuestra algo muy importante: hay grupo, hay ligazón sentimental entre ellos. Es lo que más puede desear un director técnico. Cuando me enteré de la formación yo dije: “Es medio aventurado lo de Diego, cambia siete jugadores de un equipo que viene de golear. No me parece bueno poner tantos suplentes”. Como siempre, me equivoqué.

   Porque la Selección jugó como si fuera la misma a pesar de los cambios, porque demostraron, los que entraron, que no hay suplentes, que cualquiera puede entrar y la cosa no se resiente. Diego demostró, nos demostró, que tiene dos equipos de titulares y ningún equipo suplente.

   Por algunos momentos, el toquerío fue espectacular. La mayor virtud de los azules fue la paciencia. Parecía que nuestros jugadores no pateaban al arco, como si pensaran ¿ para qué vamos a patear si las ataja todas el arquero? Mejor toquemos. Ahora, si es difícil entender el idioma griego, más difícil es entender a qué jugaron. Bueno, alguno había dicho que querían perder honrosamente.

   Pero, muchachos, se estaban jugando la clasificación y lo único que hicieron fue meter diez hombres en su terreno para defenderse. A Messi le pusieron un grandote para que lo marcara durante todo el partido. En el medio tiempo, cuando se fueron a los vestuarios, el griego se fue al vestuario argentino para no perderle pisada a Messi. Increíble. Pero no puedo desprenderme de la imagen de Palermo con los brazos abiertos festejando su gol.

    ¡Qué alegría, hermana, hermano, qué alegría! Se puede festejar con causa. Primeros en el grupo, con puntaje ideal, con siete goles a favor, uno en contra, y por momentos jugando muy bien. El domingo vamos contra México, como en Alemania, ¿Se acuerdan? Va a ser un domingo distinto, con asado, bien argentino. Y si contratan músicos, que sean guitarreros nuestros. No se les vaya a dar por contratar a los mariachis.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.