access_time 07:11
|
8 de noviembre de 2018
|
Banda de secuestradores extorsivos

Otros dos condenados por el ataque al cajero de La Barraca

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15416353554871%20IMG_3234.jpg
Carlos Fernández y Fernando Lira, en los Tribunales.

Se trata de Fernando Lira y Carlos Fernández. Recibieron cinco años y medio en un juicio abreviado. Por este hecho, ocurrido en febrero del 2016, había un sentenciado.

Parte de la banda de secuestradores extorsivos que fue hallada culpable por retener, a cambio de una millonaria suma de dinero, a la hija de un empresario dedicado a la distribución de bebidas el 23 de febrero 2016, sigue sumando años de cárcel en su contra por otros delitos.

Algunos de los miembros de la organización criminal, que contó con una pata policial, también fueron detenidos por asaltos a cajeros automáticos en el Gran Mendoza. El martes por la mañana, dos de estos malvivientes reconocieron que perpetraron el ataque en el cajero de La Barraca Mall en febrero de ese año, horas antes del secuestro, y recibieron 5 años y medio de cárcel durante un juicio abreviado.

Se trata de Fernando Fer Lira y Carlos el Loquillo Fernández, quienes habían sido condenados a principios de junio a 17 y 18 años de encierro, respectivamente, por el secuestro de la joven en Las Heras.

Ver también: Secuestrador fue condenado a 10 años por el ataque al cajero de La Barraca

El primero de estos era considerado de los partícipes más importantes de grupo delictivo porque era el nexo entre uniformados y asaltantes en la instrucción por ese caso. Por el caso de La Barraca, Pablo el Gordo Bustos, también fue hallado culpable al admitir los ataques (intento de robo y de homicidio porque la banda disparó contra policías y civiles) y recibió 10 años de cárcel en agosto. 

La investigación que lideró la fiscal Claudia Ríos tiene otro imputado: se trata de Darío el Huevo Zuleta, hijo de un ex policía, que no quiso un arreglo entre la fiscalía y su abogado y deberá sentarse en el banquillo de los acusados de un Tribunal Penal Colegiado antes de fin de año.

Los abogados de Lira y Fernández pactaron la pena de cinco años y medio con la fiscal Daniela Chaler por los delitos de intento de robo y abuso de armas, a diferencia de lo ocurrido con Bustos, que recibió casi el doble de pena.

Debido a esto, la fiscal Ríos no compartió durante la audiencia el criterio utilizado por Chaler, quien es superior jerárquico, ya que para ella no se trató de abuso de armas sino de intento de homicidio.

Lo cierto es que, tres días antes del secuestro de la hija del empresario, la gavilla llegó hasta el paseo comercial guaymallino a las 4.15 en tres vehículos (dos camionetas –Toyota Hilux y Ford Ranger– y un Ford Ka) con el objetivo de robarse el dinero de un cajero automático.

Ver también: Condenaron a la banda de secuestradores extorsivos que contó con ayuda policial

Los asaltantes, que portaban armas automáticas de grueso calibre, ubicaron a la Hilux en una calle interna lateral este del shopping, y la Ranger sobre Las Cañas hacia sur. Luego de unos segundos, destrozaron uno de los blindex de ingreso del centro comercial y accendieron hasta uno de los cajeros del banco ICBC.

Uno de los empleados de limpieza del lugar advirtió el atraco y escapó corriendo para ocultarse detrás de una pared. Allí observó los movimientos de la organización. Uno de los ladrones lo descubrió y comenzó a dispararle.

Acto seguido, atacaron el cajero con un cable y lo enlazaron con la Hilux para arrancarlo de la zona. En ese momento, otros asaltantes comenzaron a dispararles a dos empleados de seguridad que circulaban por otro de los sectores internos. También abrieron fuego contra un hombre que circunstancialmente pasaba por el lugar en un VW Suran.

Policías que realizaban servicios extraordinarios en un barrio ubicado hacia el este sintieron los balazos y fueron a ver qué estaba pasando. Los malvivientes que estaban en el Ka comenzaron a dispararles a los policías con “clara intención de matar, como sostiene la causa. Ante el cruce de tiros, la banda escapó del lugar sin un centavo. 

A las pocas horas, secuestraron a la hija del empresario y luego fueron detenidos y acusados por todos los casos.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.