access_time 11:25
|
23 de julio de 2007
|
|
BRASIL

Otro día de caos en el aeropuerto

La mitad de los vuelos fue cancelada o atrasada. Los pasajeros están temerosos de volar. Un piloto reconoció en una entrevista televisiva que la pista de Congonhas es muy insegura

        Casi la mitad de los vuelos programados fue atrasada o cancelada ayer en los principales aeropuertos de Brasil, un día después de que un corto circuito afectara los vuelos nacionales e internacionales del norte del país, informaron las autoridades. Según Infraero, la empresa estatal que administra los aeropuertos del país, de los 677 vuelos programados hasta el mediodía de ayer, 281 se atrasaron más de una hora (41,5 por ciento) y otros 60 fueron cancelados (8,8 por ciento).


           El caos en los principales aeropuertos de Brasil se mantiene por segundo día consecutivo y afecta a centenares de pasajeros brasileños y extranjeros y a turistas y atletas vinculados a los XV Juegos Panamericanos, que se llevan a cabo en Río de Janeiro.


 EFECTO DOMINÓ.


            Los contratiempos de ayer son el resultado del efecto dominó provocado en toda la red aérea nacional el sábado, cuando un corto circuito paralizó el principal centro de control de vuelos del norte del país y provocó centenares de retrasos. El sábado, 573 vuelos (44,7 por ciento) sufrieron retrasos y otros 144 (11,2 por ciento) fueron cancelados. El fallo eléctrico sacó del aire  Cindacta IV (Centro Integrado de Defensa Aérea y Control de Tráfico Aéreo) de la ciudad de Manaos, capital del Estado de Amazonas, y afectó la comunicación de vuelos entre el norte de Brasil, América Central y del Norte. Al menos ocho vuelos fueron desviados, según la Fuerza Aérea, que investiga la posibilidad de un sabotaje, pues el corto circuito ocurrió durante la madrugada, horario de mayor tráfico aéreo internacional en la Amazonía.


ENOJO Y MIEDO.


          El nuevo “apagón aéreo” ha aumentado el miedo y la ira de centenares de pasajeros en los congestionados aeropuertos del país, pocos días después de que el peor accidente de la aviación brasileña matara a unas 200 personas en el aeropuerto de Congonhas, en San Pablo, el más concurrido del país. Centenares de pasajeros pasaron la noche durmiendo mal acomodados en sillas y sobre sus maletas en las terminales, reclamando explicaciones a las líneas aéreas. El miedo de los viajeros se ha intensificado en las últimas horas, con pequeños incidentes y serias declaraciones de controladores y pilotos en los medios locales sobre el riesgo de volar en Brasil.


         El sábado en O Jornal do Brasil, el más popular noticiero de televisión en horario estelar, el comandante Eduardo Brosco, piloto de TAM, señaló en una entrevista que la pista del aeropuerto de Congonhas no es segura y que, como muchos colegas, le tiene miedo. Un día antes de la tragedia del vuelo 3054, Brosco piloteó el mismo avión que se estrelló el martes.“Aunque la nave presentaba buenas condiciones de vuelo, después del aterrizaje sólo pudo detenerse en el límite de la pista”, afirmó.


              En medio de un clima de miedo, los pasajeros lloran, rezan y tiemblan cada vez que los aviones despegan o aterrizan con seguridad. Según declaraciones de pasajeros, el sábado, niños y adolescentes que iban en un avión rumbo a Disneylandia y que fue desviado entraron en pánico temiendo lo peor. Y un pasajero de TAM fue desalojado de un avión después de preguntarle a una azafata si el freno de la aeronave estaba funcionando correctamente.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.