access_time 09:04
|
10 de enero de 2019
|
Fiscalía de Tránsito

Preventiva con prisión domiciliaria para el chofer de Ahumada

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15471235325761%20IMG_9812.jpg

Se trata de Víctor Gómez, quien iba al mando de la unidad chilena que desbarrancó a fines de diciembre en alta montaña, provocando la muerte de tres pasajeros. Impusieron una fianza de 2 millones de pesos para acceder al beneficio y estará controlado por una pulsera electrónica.

La Justicia le dictó la mañana de este jueves la prisión preventiva al chileno Víctor Raúl Gómez Cabrera, el chofer de la empresa Buses Ahumada que el 23 de diciembre perdió el dominio de la unidad, derrapó y volcó sobre la ruta 7, en Uspallata, provocando la muerte de tres pasajeros que viajaban desde Santiago a Mendoza.

Pero, además, se le otorgó el beneficio de la detención domiciliaria, bajo una caución de dos millones de pesos. De todos modos, el hombre permanecerá controlado con una pulsera electrónica. El conductor está imputado por los delitos de homicidio culposo agravado por el número de víctimas y lesiones graves y leves.

La primer jornada de la audiencia se había desarrollado el lunes, cuando el fiscal de Tránsito Fernando Giunta, que se encuentra subrogando a su par Liliana Giner, solicitó ante el juez Sebastián Sarmiento, del Juzgado Penal Colegiado Nº 1, solicitó que se mantuviera tras las rejas al acusado hasta el desarrollo del debate oral y público.

En tanto, desde la defensa de Gómez Cabrera se pidió el recupero de la libertad. Pero, en caso de que el magistrado no contemplara esa posibilidad, requirió que se le otorgara el beneficio de la prisión domiciliaria.

Ver también: El chofer de la tragedia estará detenido en la casa de su novia

Frente a esa situación, Sarmiento se inclinó por la proposición del representante legal de Gómez Cabrera, pero le impuso que abone una fianza de 2 millones de pesos.

El hecho

La tragedia de Buses Ahumada ocurrió a las 6.20 de citado día, cuando el chofer perdió el dominio del rodado. La versión de testigos y pasajeros es que se habría quedado dormido, lo que provocó que, consecuentemente, el micro desbarrancara a la altura del kilómetro 1157, cerca de Uspallata.

Como consecuencia murieron tres personas: una mujer y dos niños, todos de nacionalidad chilena. Estos fueron identificados como Maritza Ramos Chana, de 35 años; su hija, Mihe Calderón, quien ayer cumplía 3 años, y Esteban Felipe Arredondo Chamorro (10).

Por su parte, los 44 pasajeros restantes resultaron lesionados. Los heridos leves (36) fueron asistidos en el Hospital Luis Chrabalowski, de Uspallata y regresaron a su tierra natal en pocas horas, tras ser dados de alta. Mientras que otras 11 víctimas fueron trasladadas a hospitales del Gran Mendoza, donde recibieron la atención pertinente y quedaron fuera de peligro.

En tanto, según trascendió en el momento, el chofer le dijo al tío de Felipe Arredondo, el niño de 10 años fallecido, “perdón flaco, me dormí”, minutos después de ocurrido el accidente vial. Esa situación provocó bronca en los pasajeros, que apuntaron como principal responsable de la tragedia a Gómez Cabrera.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.