access_time 16:03
|
30 de agosto de 2006
|
|

AUMENTO DE AGUA

OSM demora el arreglo por la tarifa y las inversiones

La empresa del agua no cumplió con los plazos del Gobierno, que podría definir el nuevo contrato sin su consentimiento.

    Obras Sanitarias Mendoza metió al congelador la negociación del aumento tarifario del agua y el plan de inversiones, lo que provocó ayer una llamada de atención por parte del Gobierno: “Si no obtenemos una respuesta rápido desde la empresa, la suba la va a definir el gobernador y mandaremos todo a la Legislatura”, advirtió el ministro de Ambiente y Obras Públicas, Francisco Morandini. La renegociación del contrato con OSM tuvo su última novedad a fines del mes pasado, cuando el Poder Ejecutivo le entregó a la empresa del agua dos informes técnicos –elaborados por la UTN y la UNCuyo– que contienen una serie de alternativas de acuerdo.

    Si bien el Ejecutivo no realizó un emplazamiento estricto, le dio a OSM unos 30 días para responder. Ese plazo se venció el 27 y, hasta ayer, la empresa no había dado ninguna señal respecto de cuáles serán sus próximos pasos. El congelamiento de la negociación fue confirmado ayer por el vocero de OSM, Alejandro Coll. “Estamos trabajando en el tema y analizando los informes, pero todavía no hay fecha de respuesta”, señaló.

INVERSIONES. Según trascendió, el nivel de inversiones que pide el Gobierno sería el punto que traba el avance de la negociación con la empresa del agua. En este sentido, los estudios técnicos dan distintas opciones. Básicamente, el porcentaje de aumento tarifario varía según los planes de obras que ejecute la firma en los próximos años. Este es un aspecto clave de la discusión, ya que OSM relegó las inversiones después de la crisis económica del 2001 y la consecuencia de eso es un “servicio de agua malo”, según la calificación que le puso, hace unos meses, el gobernador Julio Cobos.

    Desde San Rafael, donde asistió a la firma del acuerdo con la Nación por la construcción del dique Portezuelo del Viento con el presidente Néstor Kirchner, Morandini indicó ayer que el Ejecutivo apunta a conceder una suba de la tarifa que no supere el 20%, para lo cual exigiría que la empresa invierta entre 12 y 15 millones de pesos por año en el mejoramiento del servicio. Y aclaró que, si no hay una respuesta rápida de OSM, será Cobos el que defina las cláusulas del nuevo contrato. En este caso, la estrategia sería similar a la que adoptó con Edemsa para redefinir la tarifa eléctrica: cuando la negociación se empantanó, el gobernador salió a anunciar el aumento sin el consentimiento empresario y forzó a los privados a sentarse a negociar todos los puntos.

APURO. El gobernador pretende definir el nuevo contrato del agua antes de que termine este año, ya que es el único servicio que todavía no ha podido normalizar, a pesar de que hace dos años prometió que daría una suba tarifaria. Pero el silencio de OSM pone en riesgo este plan y podría obligar a Cobos a resolver todo de manera unilateral. Sin embargo, el Ejecutivo estimó ayer que la empresa “es la más interesada en llegar a un arreglo” y dijo que habrá tolerancia.

    Además, antes de que OSM eligiera el silencio, su relación con el Gobierno parecía haberse normalizado y este clima permitió algunos acuerdos parciales: se definió un arreglo por las deudas cruzadas y Cobos autorizó un cambio de facturación para cerca de 20.000 cuentas de agua que eran calculadas por la empresa según un sistema en desuso.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.