En vivo: Boca enfrenta a Unión en Santa Fe
access_time 16:14
|
27 de marzo de 2007
|
|
POLÉMICA

Opiniones cruzadas por el costo de un preso por mes

A raíz del informe publicado ayer por El Sol, especialistas dieron su visión sobre el tema. Pese a las diferencias, coinciden en que el monto es inapropiado.

    El dato publicado ayer por El Sol referido al costo de mantenimiento de un interno en el sistema penitenciario provincial –que es de 2.250 pesos mensuales– suscitó diferencias entre especialistas consultados.

    Por un lado, el senador y miembro de la Comisión Bicameral de Seguridad, Daniel Cassia, sostuvo que es una cifra desorbitante, si se considera que los resultados de la inversión son negativos y, en muchos casos, “salen a la calle peor de lo que entran”, aunque destacó que la falencia aquí es de la política carcelaria.

    En la otra vereda, el abogado defensor de derechos humanos, Alfredo Guevara, consideró que la cifra debería ser más alta, teniendo en cuenta que el presupuesto destinado al sistema no ha crecido proporcionalmente a la población penitenciaria. Del mismo modo, se refirió a sistemas alternativos y a cómo debe encararse el debate a futuro.

    DIFERENCIAS. El Estado mendocino destina una cifra promedio de 2.250 pesos mensuales para mantener a un preso –aquí está incluido también el salario de los agentes penitenciarios–. Al ser consultado sobre esta situación, Cassia fue contundente: “Para saber si la inversión es efectiva, tenemos que detenernos en los resultados.

    Y son negativos, por lo que podemos decir que es una cifra desorbitante”, sostuvo el senador justicialista. “Si consideramos que 70% de los internos es reincidente y cerca de 65% de la totalidad de la población carcelaria tiene entre tres y cinco excarcelaciones, es evidente que aquí hay una falencia”, esgrimió el legislador, quien fue más allá: “El problema está en la política penitenciaria. Hay que revisar el sistema posinternación y los programas de reinserción social, porque no hay un seguimiento del interno. Por más que se destinen 5.000 pesos por presidiario, si no hay cambios en la política penitenciaria, seguirá siendo en vano”.

    “El interno sale a la calle peor de lo que entra, en especial, los que entran por primera vez. En la Penitenciaría aprenden más que en la calle y se transforma en una especie de universidad del delito”, sentenció Cassia.

    Por otra parte, Guevara también se mostró disconforme con ese número, aunque no por el mismo motivo que Cassia sino porque debería ser mayor lo que se destina por interno. “Sería más fácil para la oligarquía mendocina salir a decir que los 2.250 pesos son una exageración y salir a matar a todos los presos. O también es fácil salir a decir: ‘¡Cuánto gasta el Estado y qué mal están los internos!’.

    Pero, con estos razonamientos, en estas situaciones, se pierde el sentido común. No se tiene en cuenta que el trabajo de un penitenciario está muy mal pagado o que se necesita contratar más y mejorar las instalaciones. Sucede que el presupuesto que se destina al sistema penitenciario no ha crecido proporcionalmente con el número de internos. Es lógico que si aumenta la población, tienen que aumentar los fondos que se destinan.

    Independientemente de que haya o no ineficacia en la distribución, hace falta aumentar la partida presupuestaria”, sostuvo el reconocido abogado, quien fue más allá: “La mano dura también cuesta cara, mientras peor es la calidad de vida y más se violan los derechos humanos, más caro es para los mendocinos”.

    Asimismo,Guevara se despachó contra la Corte provincial, al afirmar que las sanciones son irrisorias en lo que respecta a fallos por violaciones a estos derechos y que, en realidad, deberían regirse por los estándares internacionales, es decir, los de la Corte Interamericana. Sin embargo, para el abogado, la discusión va más allá de la cantidad de dinero que se destine y si es suficiente para cada interno.

    “El debate aquí es también definir hasta qué punto conviene invertir más o menos en este sistema o empezar a trabajar con medidas alternativas. Hay que tratar de instrumentar, como en países del primer mundo, el régimen de prisión domiciliaria o de libertad vigilada. Son alternativas que surgen, además, de la reclusión. Para eso, también es importante definir la inversión en pulseras magnéticas o tecnología GPS”, sostuvo Guevara, al tiempo que agregó que la discusión sobre si es demasiado lo que se destina por preso es secundaria cuando el sistema penitenciario está en crisis terminal.

    “Eso es algo que tenemos que dejárselo al populismo de derecha, que propone cosas sin saber cómo van a pagarlas antes que ver y trabajar en el verdadero problema”, sentenció.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.