access_time 08:01
|
30 de marzo de 2022
|
|

Se agita el mar de fondo entre radicales y macristas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1648567694346Nueva%20sede%20del%20PRO%20(2).jpg

Omar De Marchi dará un paso trascendente en dos sentidos, según cree, este viernes, cuando presida la inauguración de la nueva sede del Pro provincial en Capital. Uno hacia el frente nacional, al presentar en sociedad una línea federal del partido, a la que llamará Pro Federal (ProFe), y pretende que se convierta en una suerte de fiel balanza para equilibrar en el territorio nacional la avasallante influencia que tienen los porteños, y el partido, en casi todas las provincias, con la excepción de dos o tres, entre las que están Mendoza, Córdoba y Santa Fe.

El otro apunta a la provincia y a darle vida a lo que ya parece ser una obsesión por gobernarla. “Es la primera vez que me he preparado como corresponde, profesionalmente hablando, para ser una verdadera opción”, comenta en su entorno. Y agrega que hasta ahora se manejaba solo, sin intermediarios. “Era mi estratega, mi jefe de campaña, mi operador. Ahora hay todo un equipo que se está ocupando de detalles y de decisiones que se me escapaban o que cuando las  tomaba me conducían al error. No sé cuál será el desenlace de todo, pero sí puedo decir que empezamos hace rato y que llevamos mucho tiempo trabajando en lo que  creemos que necesita Mendoza para crecer”, asegura.

El 2023 reeditará en Mendoza, lo que ya algunos consideran un clásico entre De Marchi y el candidato que los radicales pondrán a consideración para suceder a Rodolfo Suarez. Claro que desde el radicalismo le bajan el precio a la contienda, evitan hablar de ese choque y, en caso de que se dé, sostienen seguros, la interna pondrá las cosas en su lugar. El punto a dilucidar es si De Marchi optará por el consejo que muchos le dieron en el 2019, de armar por fuera con libertarios, liberales, peronistas desencantados y lo que quedaba del Partido Demócrata junto con el Mendoexit. Y, si así fuera, a qué nivel de riesgo se expondría la coalición oficialista dividiendo fuerzas para darle vida a un peronismo que hoy luce sin chances y desmembrado. El choque de fondo es, en verdad, el de De Marchi contra Alfredo Cornejo, el líder máximo de los radicales, su estratega y quien marca los tiempos del partido en la provincia.

Algo de todo lo que se avecina para un año cargadísimo es lo que pudo haber ya visualizado Cornejo el lunes, durante el acto de asunción de las nuevas autoridades de la Unión Cívica Radical en Luján –donde también estaba el intendente demarchista Sebastián Bragagnolo– cuando lanzó una advertencia para mantenerse unidos para defender lo que ha construido el oficialismo en la provincia desde seis años a esta parte: “Se trata de un desafío que no es para proyectos individuales, personales. No es para un dirigente iluminado, es para este equipo organizado, pulido, que cada vez trabaja mejor y que no puede bajar los brazos”.

Al acto del viernes, De Marchi ha invitado a Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. También a Mauricio Macri –aunque se sabe que no asistirá porque está en Italia jugando para Argentina en el Mundial de Bridge– y a Patricia Bullrich, que tampoco llegará a Mendoza por un compromiso anterior. Rodríguez Larreta solo participará en la inauguración de la sede del Pro, no en las deliberaciones que De Marchi ha organizado con más de medio centenar de dirigentes, legisladores, concejales y funcionarios, todos oriundos del interior del país, sin la asistencia de porteños ni tampoco de bonaerenses.

El ProFe, que se estrenará en Mendoza hacia el resto del país, es una construcción de De Marchi para influir en las decisiones del Pro nacional, absolutamente dominado por el centralismo porteño. Pero, además, no hay que descartar que le sirva al mendocino como herramienta para terciar entre los presidenciables sin verse obligado a  tomar partido por uno o por otro. Esos presidenciables que el Pro visualiza son, como es de suponer, Rodríguez Larreta y Bullrich y un Macri cuya opinión, se cree, al momento de la toma de decisiones, sería tan relevante como cuando jugó a favor del actual jefe de Gobierno porteño en su enfrentamiento con Gabriela Michetti.

Este nuevo espacio federal del Pro podría, también, terciar en aquella disputa, por ejemplo, impulsando una fórmula presidencial de consenso entre Rodríguez Larreta y  Bullrich. Es curioso, pero, en el Pro nacional –se verá en el ProFe– no les dan chances a los radicales para la definición del binomio presidencial que Juntos por el Cambio presentará en el 2023. “No hay nadie confiable ni tampoco han logrado construir un candidato como Larreta o Bullrich”, dicen en el Pro mendocino, como tomándose revancha, en el tono y el alcance de sus comentarios, de todo lo que padecen en Mendoza, donde, como ellos a nivel nacional con los radicales, no dan un centavo de crédito.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.