El culebrón en torno a la tesis doctoral del ministro alemán de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, ha entrado en un nuevo capítulo en el que sus defensores ya no niegan el plagio sino que procuran quitarle importancia con el argumento de que hay problemas más graves. La propia canciller Ángela Merkel marcó el cambio de estrategia con su declaración de que ella no necesita a Guttenberg –la estrella de su equipo de gobierno– como asesor científico, sino como ministro de Defensa.

    Guttenberg, por su parte, ha tratado de dar carpetazo al asunto anunciando que renuncia a su título de doctor, lo que, en rigor, no es posible, porque este sólo le puede ser retirado por la Universidad de Bayreuth. El ministro ha admitido que, tras revisar el trabajo, advirtió que había cometido “graves errores” y que eso fue lo que le llevó a tomar esa decisión, que comunicó a la Universidad de Bayreuth, institución que, sin embargo, sigue estando obligada a revisar la tesis y examinar las acusaciones de plagio.

    Para muchos, el cambio de estrategia se corresponde con un momento de la discusión en el que el plagio se ha hecho evidente y en el que en muchas universidades alemanas se espera que se le retire el título a Guttenberg. El anuncio del ministro de que renuncia a su título de doctor estuvo precedido por la publicación de un informe parcial de GuttenPlag, una plataforma digital dedicada a detectar plagios en la tesis de Guttenberg. De momento, la plataforma ha encontrado plagios en 286 páginas, lo que equivale a 72,77 por ciento de la totalidad del texto.

    En tanto, el pasaje más largo en el que no se ha encontrado ningún plagio va de la página 39 a la 44 y entre la página 303 y la 359 sólo hay tres páginas en las que hasta ahora no se ha hallado nada sospechoso. Entre las fuentes utilizadas y no debidamente citadas por Guttenberg hay, entre otros textos, un trabajo escrito por el politólogo Daniel Pentzlin cuando estaba en primer semestre y otros trabajos de estudiantes de pregrado, además de tesis de máster y otras tesis doctorales.