access_time 07:23
|
23 de noviembre de 2021
|
|
Opinión

PJ: más que por el presente, el espanto es por lo que se le viene

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1616543730255Inauguraci%C3%B3n%20Pj.jpg

Corrido por las urgencias, obligado por las circunstancias que lo acercan al espanto y el miedo a perderlo todo en poco menos de dos años para cuando llegue el próximo proceso electoral, el peronismo mendocino se ha puesto a trabajar para evitar la caída al precipicio, la que podría ser total y definitiva si se repite lo del 14.

Las elecciones han colocado al frente opositor en una situación más que incómoda. Los intendentes más movilizados por la derrota y con la situación, Matías Stevanato (Maipú) y Roberto Righi (Lavalle), comparten la idea de comenzar a hacer lo que haya que hacer ya mismo. Se reunieron durante el fin de semana. “Tenemos que hacer algo con el empleo”, coincidieron y se animaron a la vez a caminar por esa senda con el desafío de doble de volver a empatizar con los mendocinos y por la salvación del frente. En la semana se sumará a los contertulios el sanrafaelino Emir Félix. Y, más adelante, suponen, la mesa se ampliará con el ingreso de Martín Aveiro, el intendente de Tunuyán, que se tomó unos días de vacaciones por el exterior, luego de las elecciones.

El empleo y la producción parecen ser el eje en el que los intendentes se apoyarán para reinventarse como alternativas viables y serias. Righi y Stevanato vieron que, a lo largo de la campaña, y mucho más marcado después de las PASO de setiembre hasta las elecciones, la falta de empleo o el temor a perderlo fue el común denominador de las demandas. A todo eso sumaron los efectos devastadores de la inflación. Percibieron en carne propia, de acuerdo con el testimonio de uno de ellos, el enojo total de los vecinos, además de la preocupación. Una indignación facturada en general a todos por igual, pero con un apartado especial en el Gobierno nacional.

No lo dicen. En esta primera etapa de inventario de daños no aparecen los referentes de La Cámpora, no está el kirchnerismo duro y puro. Tampoco significa que no estén. Pero no al frente del proyecto de recuperación y salvataje. Los intendentes han tomado el gesto de Anabel Fernández Sagasti, la titular del PJ, como una invitación a que busquen por su cuenta la salida del laberinto en el que se encuentra el movimiento. Cuando Fernández Sagasti habló de nuevos actores, también dijo que la conducción (en sus manos) apoyará. Y aquello de la invitación a buscar la salida que no se ha encontrado es, para todos, un eufemismo: se sabe que lo de la líder del kirchnerismo en Mendoza fue más que nada un “bueno, hagan algo; ahora les toca a ustedes”, en el mejor de los casos.

Quieren darle cuerpo a la idea de ir a financiar la creación de empleo por el lado de la oferta, no por el de la demanda. Una marcada diferencia de criterio con todo lo que el peronismo ha venido diciendo, haciendo y pregonando. Con la reiteración de ser el movimiento político que reivindica y garantiza las conquistas sociales conseguidas tantas décadas atrás, ya no alcanza. Y la plata que se repartió, y que en Mendoza llegó a cuentagotas, no alcanzó para dar vuelta la historia electoral.

La derrota ha permitido, además, que estos intendentes tomen nota del problema realmente preocupante en el que está metido el peronismo. Perdieron la calle, los votos y las consignas. La recuperación de tales banderas tampoco pasará por un nuevo relato o por diatribas varias como las que se escucharon en los días previos a la elección. Ahora, con lo que tienen, deben salir a disputarle con hechos y realizaciones todo lo que el oficialismo le arrebató hace tiempo.

En principio buscarán idear el modelo de recuperación desde las intendencias. De eso y más puede que hablen en la semana Stevanato con Félix. Stevanato está entusiasmado con aquella iniciativa que puso en marcha Righi en Lavalle algunos años atrás con las máquinas que adquirió para asfaltar calles y que, incluso, alquiló a otras comunas. Tiene la idea de avanzar en el mejoramiento de algunas rutas y calles que dependen de la Provincia. Hacerse cargo de los trabajos, si llega a un acuerdo, para luego buscar la compensación con el gobierno de Rodolfo Suarez.

Como se especula que harán si llegan a un acuerdo, los intendentes pondrán a funcionar de aquí en más toda la maquinaria municipal que tengan a mano para dar trabajo mientras que, a la vez, intentarán seducir a los privados, del comercio, la industria y la producción de sus territorios, para que acompañen con todo el empleo que puedan brindar.

El subsidio debe estar destinado a la producción, sostienen. Al revés no ha dado resultado. Ya se convencieron de ello. Tampoco se sabe qué herramientas van a usar y si buscarán apoyo en la Provincia, en el Ejecutivo conducido por los radicales y en lo que puedan encontrar en la Nación. Para esto último, necesitarán de la ayuda de Fernández Sagasti, a quien no quieren al frente de la campaña por la permanencia y por la vuelta si es que les da el cuero. Y con quien tampoco, por eso mismo, deberán cortar lanzas, por más ganas que tengan.

No sólo pondrán el acento en lo económico, con lo que puedan y dispongan, también irán por otras áreas tan problemáticas como la del empleo y la falta de oportunidades. Ofrecerán algunas alternativas en seguridad. Por caso, Stevanato, al igual que con el asfaltado de calles, está pensando en ofrecer a Seguridad diez motos que ha adquirido recientemente para que la policía las use dentro de la comuna.

Stevanato, especialmente, junto con Félix, se ve en la obligación y necesidad absoluta de evitar la caída en el 2023. De perder esas elecciones, Maipú pasaría por primera vez a ser conducido por un color político diferente del del peronismo. Está claro que el intendente maipucino se concentrará en eso, sabiendo que Cambia Mendoza irá por todo en esa elección por la Intendencia. Las intenciones del oficialismo provincial se acercan cada vez más y los hechos se lo ratifican. Y los dos intendentes peronistas se concentrarán en esa misión en el pago chico, porque, de su suerte, además, dependerán las chances del propio peronismo en aquella pelea crucial. Pero, para mantenerse competitivo, necesita reconquistar aquellas banderas que perdió varios años atrás. Otra doble urgencia: surgir de los escombros que hoy lo tapan para no morir y encima hacerlo de una forma que logre encantar de nuevo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.