access_time 07:31
|
6 de mayo de 2022
|
|
Opinión

Más lejos de todo y de todos, y sin explicar por qué

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1645629221028Boleta%20%C3%BAnica2.jpg

En Mendoza, el bloque opositor dijo que no apoyaba la iniciativa porque, pese a los cambios, el nuevo sistema mantenía el efecto de lista sábana porque uno de los casilleros permite votar por todos los candidatos de un mismo partido o frente. A ese argumento le sumó que había un capricho por parte de sus opositores impulsores de la idea. Y a ese otro se le agregó que en Mendoza existen problemas mucho más importantes y prioritarios que sumergirse en un debate por un nuevo método electoral que no cambia nada.

En el debate de este jueves en la Cámara Baja del Parlamento nacional, el bloque oficialista se negó a apoyar el proyecto con argumentos más o menos parecidos: que se buscaba estigmatizar el actual sistema eleccionario que tiene el país con los cambios propuestos; que no había que levantar sospechas sobre el método porque, en definitiva, todos quienes están sentados allí, oficialistas y opositores, han sido elegidos en medio de un manto de dudas o que no era posible o, al menos, resultaba inviable que 257 diputados se abocaran al debate de un proyecto sin dictamen y con tantas iniciativas –no menos de diez– presentadas sobre lo mismo en el pasado reciente.

El bloque en cuestión, tanto el opositor en Mendoza como el oficialista en la Nación, es el mismo. Se trata del Frente de Todos, en el que conviven peronistas clásicos con los cristinistas, que responden a la vicepresidenta de la Nación. El proyecto al que votaron en contra, tanto en Mendoza como en la Nación es el de la implementación de la boleta única de papel para las elecciones próximas y venideras. El mismo sistema que rige en Córdoba, al igual que el que debe comenzar a aplicarse en Mendoza desde el próximo turno electoral y uno de características parecidas que se utiliza en Santa Fe, por caso. En Mendoza el peronismo perdió la votación en ambas cámaras en manos de la mayoría que tiene el oficialismo, el que fue a la vez el impulsor del proyecto aprobado. Este jueves, en Diputados, al peronismo le alcanzó para frenar el debate de la lista sábana sobre tablas, aunque no pudo impedir que se enviara a diversas comisiones, no creadas todavía, para su estudio.

En ambos casos, hay que decirlo, el comportamiento del peronismo a la vista del ciudadano común deja mucho que desear y mucho que explicar, además de un sinnúmero de aspectos que no abordan el fondo de la discusión. Se trata de posiciones políticas y actitudes de similares características que no terminan por transparentar las verdaderas razones por las cuales el peronismo, el kirchnerismo o el Frente de Todos, oficialista en la Nación y opositor en la provincia, se niega a implementar un método de elección más cristalino, más claro, más barato y más cercano al elector que el que se utiliza en la actualidad.

Cuando en Mendoza, particularmente en esta provincia, se analizan las posibles razones de por qué la principal oposición está como está, alejada de la realidad y de los votos que alguna vez tuvo, lo de este jueves en Diputados siendo oficialismo, o su posición en la provincia cuando se discutió y aprobó la boleta única de papel, ayuda a entenderlo. Esa atmósfera que se ha apoderado del Frente, no sólo lo está ubicando en un lugar cada vez más incómodo, porque no está aportando, definitivamente, soluciones ni nada que se parezca a los graves problemas que se padecen.

No lo está haciendo en la Nación, donde gobierna, ni tampoco lo está aportando en Mendoza, en una provincia en la que hace más de diez años no logra ganar una elección. En Mendoza, ya se ha analizado y descrito desde aquí, ese padecimiento del peronismo es doble porque extiende sus consecuencias hacia una gestión de gobierno que lejos está de sentirse interpelada. Sí así lo fuera, es probable, como sucede en la mayoría de los casos, los mendocinos tendríamos un gobierno de mayor calidad, de más efectividad y de muchos más aciertos que los que la mayoría de los ciudadanos le reconocen.

En Mendoza, el Frente de Todos habló de caprichos por parte del oficialismo en torno a la boleta única. Se negó a aprobar un sistema por el hecho de que lo nuevo, la boleta, mantiene un casillero como todos los demás que figuran al lado de cada uno de los candidatos por cada categoría que permite votar por la lista completa, como ocurre hoy cuando se dobla la sábana y se la introduce en el sobre que va a la urna. No pareció ser un argumento de suficiente peso como para negarse a un método que, incluso el mismo frente, ha venido proponiendo desde mucho tiempo a esta parte.

En Diputados, la voz más importante del Frente para evitar el debate sobre el tema fue plantear y exigir, se supone que, a la oposición, cuáles han sido las denuncias reales y concretas en contra de la actual boleta. Una chicana que juega como un búmeran, en verdad y una chicana que, a la vez, se convierte en cinismo puro. Se sabe y se conocen todas las opacidades del sistema, desde el posible fraude, el robo de boletas sobre los partidos sin fiscales, más chicos y con menos estructura, pasando por el clientelismo y la prebenda. Sin mencionar, desde ya, el millonario gasto en impresión de boletas.

Pero no sólo el oficialismo nacional y la oposición en Mendoza se alejan peligrosamente de los temas centrales, sino que, además, ha perdido, o la está perdiendo, la capacidad para conducir y manejar la agenda. Los votos que puede conseguir la oposición en Diputados, cuando actúa unida, le permiten imponer asuntos que hoy no están en la mira del oficialismo. Allí se avecinan ficha limpia, un proyecto como el que se votó en Mendoza y que impide que condenados puedan ser candidatos y el de la extinción de dominio, también vigente en la provincia, por el cual el Estado hace uso de los bienes que provienen de la corrupción y el delito.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.