access_time 07:46
|
20 de mayo de 2022
|
|

Los hilos del peronismo en manos de Anabel

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1634645056168Anabel.jpg

La movida partidaria que ha organizado Anabel Fernández Sagasti –la senadora kirchnerista que es, a la vez, la jefa del peronismo mendocino– para reunir desde este  sábado en Mendoza a parte de la cúpula del gobierno nacional de Alberto Fernández con miembros de La Cámpora y del Instituto Patria, tiene pretensiones de convertirse en el hecho político más trascendente y significativo del kirchnerismo nacional avalado, desde ya, por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El acontecimiento, en el auditorio Ángel Bustelo como sede, parecería ser parte de una parada más de ese raid que están haciendo senadores kirchneristas por varias  ciudades del país (desde este jueves se encuentran deliberando en La Rioja en un encuentro que se extenderá hasta este viernes), con el objeto de imprimirle una  mirada federal a la acción del interbloque del Frente de Todos (FDT) en la Cámara Alta del Parlamento nacional.

Sin embargo, la cumbre en Mendoza abriga otros intereses, además de aquellos temas que buscan incluir en la agenda parlamentaria nacional las realidades y problemáticas específicas de cada una de las provincias, como los organizadores lo vienen afirmando y asegurando. Todo indica que la cumbre mendocina podría servir como banco de pruebas de algo más importante y general, como una convocatoria amplia nacional que podría estar auspiciando Fernández de Kirchner, no solo para  ratificar su reconocido poderío e influencia dentro del oficialismo, sino como una señal más que clara y evidente de que, si alguien les puede juntar la cabeza a todos en  el gobernante FDT, en caso de que se lo propusiera, no sería otra más que ella. Quién puede dudarlo.

A la cita han sido invitados Juan Manzur, el jefe de Gabinete del gobierno de Fernández, y Sergio Massa, el líder del Frente Renovador y de una de las tres patas en las que se asienta el Gobierno. Se sabe que por el lado del kirchnerismo y de La Cámpora está asegurada la presencia del ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, y  del crítico y rebelde salteño Juan Manuel Urtubey. Además, llegarán el sanjuanino Sergio Uñac, Adolfo Rodríguez Saá y Lucía Corpacci, entre otros, como Hugo Yasky, Juliana Di Tullio y José Mayans.

Ahora bien, pese a los anuncios y las supuestas confirmaciones, Sergio Massa no vendría a Mendoza, aunque podría enviar un mensaje grabado. Y había –todavía hay– dudas sobre la asistencia de Manzur, a quien desde el peronismo tradicional y del sector más cercano al presidente le sugerían no hacerse presente en el Bustelo. Sí  llamó la atención no sólo la invitación a Urtubey, sino por sobre todo la confirmación de su entorno de formar parte del convite y de la rosca que tendrá a Mendoza como sede.

Las fuentes de la organización del evento dejaban trascender, entre todo, que, en medio de las deliberaciones bajo el formato de “clases magistrales” más preguntas de  los asistentes, podría aparecer la vicepresidenta Cristina Fernández, vía videollamada, o bien por medio de un mensaje grabado.

Hasta este jueves, nadie daba fe ni confirmaba que la sorpresa se consumaría, pero, nadie la desmentía tampoco. 

Todo da a entender que Anabel, con el aval de la vicepresidenta, desde ya, pretende elaborar dos señales con un solo tiro; una con destino a la ponzoñosa escena  nacional de la interna, más cuando, este jueves, el presidente Fernández volvió a hacerles llegar vía sus más cercanos que el que no está de acuerdo con la gestión que  se vaya, y luego de que Aníbal Fernández dijera de Cristina que está fuera de la gestión. Si asiste Manzur y mucho más Massa (quien no vendría a Mendoza), el  kirchnerismo volvería a demostrar que tiene poder de fuego para marcarle el camino al presidente. Y, si no le marca nada, sí dejarle en claro que es él quien está  llevando al Gobierno hacia el precipicio con sus medidas, todas contrarias a lo que el kirchnerismo predica.

La segunda señal es para el peronismo de Mendoza. Quizás advertida de esos movimientos anti-K del peronismo de Guaymallén, de Godoy Cruz y de todo ese ruido que  está haciendo Roberto Righi desde la Intendencia de Lavalle, acompañando por el convaleciente y en recuperación Emir Félix desde San Rafael, que ponen de manifiesto un profundo malestar con el rumbo que la conducción le ha impreso al peronismo provincial, Fernández Sagasti hace gala de su poder hacia fuera. Es la única que puede  llevar adelante semejante acto, da a entender, y con Cristina –guste o no, hoy la lideresa por antonomasia de todo el oficialismo–.

La única capaz de imponer condiciones y la dueña de los votos. 

Pero, si bien para la interna de Mendoza, la referente de La Cámpora y del kirchnerismo con su acto del sábado, deja de manifiesto, al menos hoy, quién es la que manda (ella, por si hay dudas), hacia fuera está dando un paso más que controversial con lo que se supone necesita la primera oposición en la provincia para reanimarse y  reconstituirse. Con todo esto, a punto de ser mostrado, la dirección elegida sería la contraria a lo que le piden al peronismo. Es decir, todo lo contrario.

Es tan así que el ala no kirchnerista del peronismo provincial no había garantizado su presencia. Desde el nivel de la militancia se sabe que el ala no kirchnerista no asistiría. Y los intendentes están en dudas. Félix no irá. Además, tiene la excusa de que se encuentra en recuperación. “No voy a reuniones todavía, mis defensas están bajas en medio de la recuperación”, decía este jueves el cacique sanrafaelino. Y el lavallino Righi tampoco aseguraba su presencia: “No lo tengo definido  todavía. Tengo actividades campo adentro que son importantes también”, explicaba.

Para el encuentro, al que la conducción de Fernández Sagasti ha convocado e invitado a toda la militancia sin restricciones, se tomaron como señuelos, imanes, ganchos  o atractivos los principios peronistas de la “soberanía política, la independencia económica y la justicia social”. Pero, en la previa, de acuerdo con lo que se echó a correr,  la organización definió el cónclave como el “peronismo del futuro” y se llegó a hablar de una “actualización doctrinaria”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.