access_time 08:34
|
29 de julio de 2021
|
|
Opinión

Ir a rescatar a las mujeres rurales, una idea que elabora el CEAS

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1607642564731CEAS%20%20(1).jpg

El 5 de agosto, el Consejo Económico Ambiental y Social (CEAS), que ideó el gobierno de Rodolfo Suarez para que desde allí le acercaran a su administración ideas, sugerencias y propuestas para acompañar un plan de recuperación de la provincia, presentaría el resultado de seis meses de trabajo dividido en siete comisiones. Eso es lo que están prometiendo desde la conducción de ese espacio multidisciplinario que integran universidades, organizaciones empresariales, gremiales, sociales, económicas y culturales, además de los partidos políticos con representación legislativa.

La expectativa es mucha en el Gobierno por todo lo que puede surgir de un ámbito que concentró el estudio y análisis de los variados aspectos en los que se reparte una crisis económica, particularmente, que acarrea varios años sin dar muestras importantes de alguna respuesta positiva, que no sea sólo lo que se pudo haber concentrado en un puñado de actividades reducidas y con escaso impacto general.

Suarez y su equipo esperan, según les han adelantado, propuestas de todo tipo bajo la forma de proyectos de ley, proyectos de declaración y actividad de formación para llevar adelante en lo que queda de gestión e, incluso, los que podrían trascenderlo, como parte de lo que imaginan sean políticas de Estado.

El trabajo del CEAS se ha repartido en siete áreas: Pobreza y Hambre Cero, Calidad de Educación, Agua y Saneamiento, Crecimiento Económico, Infraestructura, Ciudades Sostenibles e Igualdad de Género.

Una de las características comunes que parece sobrevolar el trabajo de las comisiones es el de la supremacía de la problemática económica, la que en sus oleadas más agudas no ha dejado de agravar el drama, expulsando a personas del sistema, empobreciendo aún mucho más a las que ya lo eran y alejándolas cada vez más de las posibilidades de la educación formal para el caso de los niños y jóvenes, el grupo etario, por lejos, más comprometido.

Por caso, desde la comisión de Igualdad de Género, se ha trabajado, según lo que se ha podido confirmar, en un proyecto de ley que tendrá como objetivo central potenciar los emprendimientos para las mujeres rurales, desde el cultivo de productos alimenticios y otros, pasando por las técnicas de comercialización y desembocando en los grandes centros de venta e intercambio de las villas cabeceras de los departamentos y regiones provinciales. Se apunta a que estos productos tengan su lugar asegurado en las góndolas de los supermercados, espacios en los centros comerciales y abrirles oportunidades para que puedan competir con las ofertas que se presentan en las licitaciones públicas, tanto de la provincia como las que organizan los municipios.

Este proyecto general se cruza en algún punto con otro que discute la comisión de Pobreza y Hambre Cero y que apunta a identificar las áreas potencialmente cultivables que tiene la provincia bajo su dominio, las conocidas tierras fiscales.

La capacitación de las mujeres rurales, bajo las condiciones que está precisando y apuntado la comisión de Igualdad de Género, también parece estar avanzando en darles a los grupos que se alumbrarán una entidad e identidad tal que les permita, afirman, presentarse ante los organismos internacionales de crédito y de subsidio para que puedan calificar con chances y acceder a la financiación específica para la tecnificación de riego.

Mendoza, por supuesto, no ha estado ajena a la catástrofe social y económica que se abatió sobre Argentina desde un año y medio a esta parte. Por el contrario, en algunos aspectos, la pandemia de tipo económico fue mucho más grave.

Con el arranque del año también comenzaron a evidenciarse atisbos de recuperación de algunos sectores, quizás como una respuesta a la estrategia que se asumió de mantener abierta la mayor parte de la economía. En números generales, mientras el país cayó 9,9 por ciento en el año más fuerte de la pandemia de coronavirus llegando a los mismos niveles del 2001, en Mendoza se afirma que esa caída resultó ser de dos puntos menos. Pero, la realidad también mostró contradicciones con ciertos y determinados índices: la pobreza ha sido más alta, y el desempleo, si bien retrocedió en la última medición, supo ser más alto que el promedio nacional. Lo propio sucedió con la inflación o el aumento de los precios de los productos esenciales. Y, como un corolario lastimoso, en Mendoza los sueldos que se pagan han sido más bajos que el promedio nacional.

Quizás sea por todo eso y mucho más que se esté justificando cierto grado de expectativa en aumento sobre las conclusiones del CEAS. Y que se logre llegar a puntos de acuerdo sobre medidas que sean realizables y prácticas y no meros enunciados o expresiones de deseo que se enumeren para frenar las consecuencias de un diagnóstico laberíntico que todos conocemos, pero del que no podemos salir sistemáticamente por varios años a esta parte.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.