access_time 08:10
|
18 de noviembre de 2021
|
|
Opinión

Hacia dónde dirigió las obras Rodolfo Suarez en el 2021 y la comuna que menos recibió

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1637234029941Rodolfo%20Suarez.jpg

Entre lo que se presupuestó para invertir en nuevas obras durante el 2021–este año que se transita y que le ha seguido al confinamiento obligado por la pandemia en el 2020–, entre los fondos necesarios para darle continuidad a las que vienen de otros ejercicios, más todo lo que se cristalizó en llamados a licitaciones de las que algunas van más adelantadas que otras, más las que ni siquiera comenzaron, la Provincia pudo haber comprometido una cifra cercana a 40.000 millones de pesos. Claro que, entre todo ese dinero involucrado, una suma mínima es la que llegó a destinarse transformándose la inversión en obra pública en uno de los grandes temas de discusión electoral en la campaña que terminó el fin de semana.

Cuando la actividad económica privada no se mueve, o como ha ocurrido en los últimos tiempos, en vez de crecer disminuyó con el consiguiente efecto de no generar empleo y expulsar una buena parte de lo que tenía empleado, la obra pública o bien la inversión de recursos del Estado en infraestructura vial, educativa, de viviendas o la vinculada directamente con el mejoramiento de los servicios esenciales se convierte en clave y fundamental. Y donde más se perciben los efectos positivos quizás sea en el área de la construcción que es la que presenta la mayor multiplicación de sus beneficios observados en empleos directos e indirectos, más todos los negocios que giran a su alrededor.

Las 1.500 casas que se entregaron durante el año construidas por el IPV, o las poco más de 1.000 que están en ejecución, sumadas a las 829 mejoras, permitieron mantener más o menos en pie un sector que en el 2020 llegó a perder alrededor de unos 10.000 trabajadores formales y otro tanto informal, quizás la mitad de los registrados de acuerdo con ciertos cálculos de las cámaras.

Y, cuando la mishiadura se agudiza, como sucede en la provincia desde hace mucho tiempo, agravado todo por el impacto de la pandemia, bien vale conocer adónde se dirigió la poca o mucha inversión de recursos públicos para obras.

Se sabe que Las Heras, Guaymallén, Junín, Rivadavia, Godoy Cruz, San Martín y Tupungato resultaron ser los departamentos más beneficiados con la finalización y entrega de viviendas más las que comenzaron a ser ejecutadas durante el año que termina.

Algunos de esos departamentos, gobernados, casualmente, todos por el oficialismo provincial, aparecen entre los más beneficiados en el reparto general de obras y de recursos, aunque los documentos a los que se ha accedido para contar con la información explican el porqué de los supuestos tales beneficios o privilegios, si se quiere.

Un lote de seis departamentos, los primeros, se llevan un total de 23.655 millones de pesos de aquellos poco menos de 40.000 entre invertidos, en ejecución y en planes de licitar o en licitaciones propiamente dichas.

Luján encabeza el lote, con 8.081 millones. Esa monumental cifra se explica entre lo que se invirtió en la cárcel federal –que fue terminada e inaugurada dos meses atrás– y lo que se lleva gastado en el mejoramiento de la ruta 82, la denominada Panamericana.

Un poco más atrás aparece Capital, con 5.964 millones, donde las mejoras en los hospitales Central y Lagomaggiore, más los trabajos en el Polo Judicial se llevan la mayor parte de los recursos.

Las Heras, en el tercer lugar, con 2.820 millones, incluyendo al Hospital Gailhac que se lleva más de 700 millones del total; Rivadavia, con 2.368 millones, y Junín, con 2.366 millones, justificados en ambos casos y en gran medida por la doble vía que une a ambos departamentos y Guaymallén, con 2.145 millones, incluyendo en este caso las obras en el Hospital Notti.

El lote intermedio de inversiones públicas en los departamentos asciende a 7.376 millones de pesos. Allí están Tupungato, con 1.919 millones; Alvear, con 1.496 millones; Godoy Cruz, con 1.440 millones, San Rafael, con 1.297 millones y Maipú, con 1.224 millones de pesos.

En el final de la tabla hay siete departamentos que en su conjunto reúnen 4.372 millones de pesos en obras. Lo encabeza San Carlos, 941 millones y le siguen Malargüe, 881 millones; San Martín, 839 millones; La Paz, 731 millones de pesos; Lavalle, 522 millones; Tunuyán, 426 millones y, en el último lugar, el lejano y pobre Santa Rosa, con 32 millones de pesos.

El detalle en Santa Rosa da cuenta de que la Provincia invirtió 14 millones de pesos en el mejoramiento de 22 escuelas; se entregaron 10 viviendas por un monto de 19 millones de pesos y se tiene previsto licitar un barrio de 35 casas, el San Cayetano, más el mejoramiento de dos plazas: la Eva Perón, por 3 millones de pesos, y la Malvinas Argentinas, por 2 millones de pesos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.