access_time 07:34
|
11 de junio de 2021
|
|
Opinión

Gobierno, kirchneristas y terceros en discordia, detrás de 30% de indecisos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1565717652780Elecciones%203.jpg
Imagen de archivo.

Las dos fuerzas políticas mayoritarias en Mendoza trabajan, de cara a las próximas legislativas, sobre el mismo escenario. Ambas, el oficialismo y la oposición kirchnerista, comparten los mismos datos y las dos buscarán, denodadamente, ampliar el número de adhesiones que las encuestas les dicen tener sobre igual porción de ciudadanos que hoy manifiesta no tener preferencias para votar, por lo que aparecen en los estudios como indefinidos, indecisos o bien como no sabe/no contesta.

El trabajo más serio realizado en cuanto a preferencias políticas sobre las legislativas de setiembre, con las PASO, y de noviembre, con la general, da cuenta de que los candidatos de Cambia Mendoza hoy se estarían alzando con 40 por ciento de la intención previa de votos, mientras que el kirchnerismo estaría obteniendo 28 por ciento. Los indecisos, ese mar plagado de una riqueza monumental de potenciales votos que aún no se inclinan ni por uno ni por otro y que se mantienen bien lejos de los márgenes de la grieta, hoy se refleja en casi 30 por ciento de la población.

Qué hacer para ganar la mayor porción de ese botín indefinido y no identificado con la idea dominante y cómo es lo que desvela tanto a unos como a otros. Y, por ese mismo objetivo gana vida el tercer espacio o sector, o, mejor dicho, todos aquellos que desde un discurso crítico hacia una y otra de las fuerzas dominantes apuestan a encantar y a sellar un compromiso de tercera posición, blandiendo la promesa de ser diferentes, mendocinistas, independientes, autónomos, sin mandamases exógenos y férreos defensores de los intereses provinciales.

A mediados del mes próximo, el 14, vence el plazo para la inscripción de los frentes electorales y diez días después, el 24 de julio, el de la presentación de las listas de los candidatos. Pero, ya hay pistas claras como para sostener con un grado de certeza importante que Alfredo Cornejo y Julio Cobos serán los que encabezarán las listas de los candidatos a senadores y diputados nacionales, respectivamente, por el oficialismo y Anabel Fernández Sagasti y Adolfo Bermejo, por el peronismo mendocino. Sin embargo, y si bien la mayoría da a los nombrados como seguros candidatos, es necesario plantear algunas notas al margen: Cornejo no quiere ser parte de la lista. Si por él fuera, se mantendría al margen, según lo que afirma en la intimidad. Pero, por ahora no aparece un nombre que lo remplace. Cuando le preguntan, el actual diputado nacional confiesa que le gustaría que saliera al ruedo algunos de los intendentes del Gran Mendoza, pero esa figura no aparece con claridad. Además, los nombres de Cornejo y de Cobos le cierran en un cien por ciento al gobernador Rodolfo Suarez, quien considera que ambos configuran la fórmula más ganadora y potente que el oficialismo y su gobierno pueden presentar para lo que le queda de mandato, porque sostiene que, además, ambos podrían arrastrar votos hacia las listas provinciales del propio oficialismo.

También, es un hecho que la actual senadora Anabel Fernández Sagasti irá a buscar la reelección y que prefiere a Bermejo encabezando la lista de diputados nacionales. Pero, en el perokirchnerismo aparece la figura de José Luis Ramón, para quien el kirchnerismo nacional y gobernante estaría pidiendo un lugar en la lista para pagarle los buenos oficios que el diputado mendocino ha realizado por el oficialismo nacional. Si los candidatos se deciden en Buenos Aires y no en Mendoza, se agigantan las chances de Ramón para renovar su banca. Si pasan por la provincia, quienes lo defienden deberán batallar con otras opiniones muy fuertes, como las de los hermanos Emir y Omar Félix, que desde San Rafael presionan por ser parte de los lugares de privilegio y de protagonismo.

En el oficialismo creen que tanto sus candidatos como los del peronismo crecerán casi en la misma proporción desde el mar de los indecisos. En el peronismo coinciden. Cambia Mendoza entiende que podría llegar o arañar los 50 puntos para sus candidatos en las generales de noviembre, mientras que el peronismo se ha puesto como objetivo alcanzar los 40 puntos.

Bajo este análisis compartido tanto por Cambia Mendoza como por el Frente de Todos de la provincia y de confirmarse lo qu e por ahora es una suposición o especulación, a una tercera fuerza le estaría quedando un margen de acción de entre 10 y 15 puntos para moverse, explayarse y, por sobre todo, justificarse.

Pero, para que todo este escenario –que dejaría más que conforme a quien gobierna y a quien lo secunda en la oposición– se manifieste en la realidad, se tendrían que dar campañas precisas y acertadas. El Gobierno apuntando a los desencantados con su propia gestión y a quienes se manifiestan insatisfechos por lo que ha hecho y mostrado luego de lo que prometió en la campaña. Y, todo al margen o por afuera, se entiende, de los efectos que provocó en su marcha la pandemia de coronavirus. Los independientes parecen tener claros esos imponderables y por eso es que, considerando que el gobierno debió corregir buena parte de su estrategia, no dejan pasar el hecho de que, igualmente, se ha hecho poco por aquel compromiso de modificar la matriz económica apostando por otros frentes para generar riqueza y mejorar la situación de vida de los mendocinos.

El peronismo, hoy en manos del kirchnerismo, no la tiene nada fácil tampoco. Para llegar a ese objetivo del 40 por ciento que se ha puesto como meta el equipo electoral y de campaña que ha ideado Fernández Sagasti, su mensaje tiene que cambiar, salir de la radicalización K que naturalmente le da sustento y tender hacia una nueva postura que la acerque al ciudadano medio, que es donde se encuentra buena parte de la cantidad de votos que necesita seducir y lograr que se sume a su boleta.

Ambos desafíos, el del oficialismo y el de la oposición más importante, se presentan bastante o demasiado complejos como para ser logrados tal como van hoy las cosas o bien con lo que actualmente ambos están mostrando. A eso apuesta la tercera vía compuesta por liberales, conservadores, desarrollistas y autonomistas. A que los mayoritarios no alcancen la meta que pretenden, y, ellos, como tercera fuerza, a lograr encantar a ese mar aún indefinido. Claro que todos ellos, los terceros en discordia, están obligados también a decir que no tienen nada que ver con aquella estela dejada por quienes en elecciones pasadas ocuparon exitosamente ese lugar, pero que luego rápidamente, cuando renunciaron a sus principios y traicionaron a quienes en ellos confiaron, se fueron a buscar abrigo en brazos extraños y efímeramente poderosos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.