access_time 08:25
|
14 de octubre de 2021
|
|
Opinión

Empleo: entre lo urgente y el verso

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1585933390390smart-factory-f%C3%A1brica-inteligente.jpg

Cuando Paula Altavilla, la titular del Coloquio de IDEA, al inaugurar el seminario económico más importante del año aseverara que el mundo que se está abriendo tras el paso de la pandemia de coronavirus ha creado, al menos, unos 58 millones de nuevo empleos netos en rubros para los cuales se requiere alta capacitación y unas cuantas habilidades en la denominada economía del conocimiento, quienes la escuchaban deben haber pensado en lo obvio: si está o no preparada Argentina para lo que viene o lo que ya está entre nosotros y si ha logrado alumbrar profesionales, muy jóvenes en su inmensa mayoría, dentro de su territorio, para responder la demanda y, en todo caso, competir de igual a igual con sus pares del resto del planeta que saldrán a la caza de tales empleos.

“Necesitamos estar preparados para tenerlos, con mejor educación y políticas que atiendan a todos en esta transición”, agregó la dirigente. Pero un segundo antes había dado en la clave de todo cuando manifestó, tomando como fuente al Foro Económico Mundial, que todo ha sido producto de las nuevas tecnologías que han traído aparejadas destrucción y creación de empleo. Entre lo nuevo aparecen aquellos 58 millones de puestos a cubrir en esa novedosa modalidad del trabajo del futuro, producto todo de la automatización. La respuesta a lo que muy pocos queremos ver, porque se trata de consecuencias negativas y de un panorama sombrío para muchos, la tiene el mismo Foro Económico Mundial en su último informe, cuando ha dicho que alrededor de 85 millones de puestos de trabajo irán desapareciendo, mientras que otros 97 millones se irán creando a la vez en un relevamiento que ha realizado en 26 países, entre los cuales aparece Argentina.

Además de en el nuestro, la encuesta amplia del Foro Económico, que ha dado a conocer en su último informe, se realizó al mismo tiempo en Australia, Brasil, Canadá, Francia, Alemania, India, Irlanda, Italia, México, Países Bajos, Nueva Zelanda, Arabia Saudí, Singapur, Sudáfrica, España, Suecia, Emiratos Árabes, Reino Unido y Estados Unidos.

Volviendo al impacto doble de pandemia con la aparición de las nuevas tecnologías, donde ambas se han confabulado para dar por terminado un mundo en el arranque del 2020 y alumbrar uno absolutamente distinto y para el que se requiere una configuración inédita y compleja, la OIT ha dado cuenta de consecuencias mucho más graves que las detectadas por el Foro Económico. En realidad, la Organización del Trabajo mundial ha tomado como medida de análisis a todo el globo y no sólo a una parte de él: en uno de sus documentos afirma que sólo en el 2020 se destruyeron 255 millones de trabajo de tiempo completo con un total de 3,7 billones de dólares en salarios que no se cobrarán, un equivalente a 4,4 por ciento del PBI mundial, además del costo dramático en vidas. “Las decisiones tomadas por los responsables políticos, los líderes empresariales, los trabajadores y los estudiantes en este entorno desafiante da forma a las sociedades en los años venideros”, comenta en un aparte el informe del Foro sobre el nuevo mundo que tenemos frente a nosotros.

Los trabajos de investigación periodística que vienen advirtiendo sobre el futuro del trabajo se cuentan de a cientos. Dos surgidos en el último tiempo coinciden en el dramatismo del momento si no se toman medidas de mitigación sobre el impacto que inevitablemente se sufrirá: Yuval Harari ha alumbrado ese genial libro 21 lecciones para el siglo XXI; Andrés Oppenheimer aportó su ¡Sálvese quien pueda! y Hugo Alconada Mon, el más reciente, Pausa, en donde tomó los efectos de la pandemia y, en medio del acecho planetario, logró dar con 25 referentes mundiales que han venido pensando cómo será nuestra nueva vida. Y donde el trabajo, la salud y la situación social y económica del mundo marcarán los destinos de todos y cada uno de sus ciudadanos.

Los tres escritores han reflejado los temores que se avecinan y para los que indefectiblemente hay que estar preparados. El mundo ya está hablando de los empleos que se desecharán en breve y de los que ya han comenzado a extinguirse. La encuesta del Foro en aquellos países, incluido Argentina, donde se ha auscultado lo que tenemos y lo que viene, da cuenta de que los roles (trabajos) desplazados o marginados están siendo y serán los de aquellos empleados que se dedican a la carga de datos, los secretarios administrativos y ejecutivos, los empleados de contabilidad y teneduría de libros y nóminas, los contadores y auditores, los trabajadores de fábrica y ensamblaje, como los gerentes administrativos y de servicios comerciales.

Los empresarios de esos países han coincidido, en su gran mayoría, que han puesto a disposición de sus empleados programas de capacitación hacia el nuevo mercado laboral que llegan a 62 por ciento de sus plantas de personal y que para el 2025 expandirán esa provisión a 11 por ciento más. “Sin embargo, la participación de los empleados en esos cursos está rezagada, con solo 42 por ciento de los trabajadores tomando oportunidades de actualización y actualización de habilidades respaldadas por el empleador”, dice el informe del Foro.

Hacia el final, el trabajo devela un aspecto interesante, sobre el nuevo perfil de profesional que se está buscando con sus nuevas habilidades y capacidades y que a los empresarios les resulta difícil hallar. “Cuando se les pidió que calificaran la facilidad para encontrar empleados calificados en una variedad de roles estratégicos nuevos, los líderes empresariales citan constantemente las dificultades al contratar analistas de datos y científicos, especialistas en inteligencia artificial y aprendizaje automático, así como desarrolladores de software y aplicaciones, entre otros roles emergentes”, sostiene y finaliza con otra revelación: “Si bien una coincidencia exacta de habilidades no es un requisito previo para realizar una transacción laboral, la productividad a largo plazo de los empleados está determinada por su dominio de las competencias clave”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.