access_time 12:38
|
8 de mayo de 2021
|
|
Punto de vista

¿De qué hablamos cuando hablamos de ciberbullying?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1620487988583ciberbullying.jpg
Imagen ilustrativa.

Si bien es cierto que el acoso, las burlas o el hostigamiento entre pares es una problemática que reconoce sus orígenes allá por la década del 80, es cierto también que pasó mucho tiempo hasta reconocerse como un verdadero flagelo de consecuencias desbastadoras, capaz de cambiar el rumbo de cualquier chico, de matar sus ilusiones, de opacar su alma y hasta incluso de arrebatarle la vida.

Debemos saber que cuando este padecimiento alcanza a una persona afecta a un grupo mucho mayor conformado por su familia, amigos, compañeros, afectos en general y a una sociedad toda que se compadece de ese sufrir y aunque mire a otro lado sabe que esta amenaza está ahí y que mañana nos puede hacer sus víctimas o afectar a alguien de nuestro entorno propio.

En un alarmante incremento de este flagelo y en una realidad que se estrena, una nueva modalidad de acoso surge de las pantallas, las redes... Este inmenso mundo que nos permite casi no sentir lejanías, que llegó para marcar un antes y un después en nuestras generaciones. Un asombroso sin fin de oportunidades que nos empodera y nos hace sentir el mundo en nuestras manos pero, así también claramente nos excede, trae consigo peligros y amenazas imaginadas, difícil de dimensionar por no decir imposible. Hoy hablamos de esta forma más actual y particular de acoso el llamado ciberlullying.

¿Cuándo estamos ante un caso de ciberbullying?

El ciberbullying es el hostigamiento sistemático y sostenido en el tiempo entre niños, niñas o adolescentes a través de plataformas digitales. Este tipo de hostigamiento o acoso puede aparecer de diversas formas: a través de la discriminación, de la exclusión, de la burla o de las agresiones. Asimismo puede presentarse en diversas plataformas y formatos, como publicaciones, memes, videos, hashtags, exclusiones en grupos de WhatsApp, comentarios, etc.

El ciberbullying puede definirse como “el uso de medios telemáticos (internet, celulares, videos juegos on line, aplicaciones, etc.) Para ejercer el acoso psicológico entre iguales” afirma Unicef. Es necesaria la presencia de niños, niñas o adolescentes en ambos extremos del conflicto para que sea considerado como tal. Si hay presencia de un adulto, estamos ante otro tipo de ciberacoso.

En la actualidad, internet es la fuente principal de información para conocer a cualquier persona. Ya sea por medio de un sitio o página web, o bien por redes sociales, nos brinda la posibilidad de acceder a información personal de cualquier individuo. Por eso es primordial el cuidado de lo que se sube ya que internet será la vidriera mediante la cual el mundo nos conocerá.

La dinámica de internet y las redes sociales permite que algunos contenidos comiencen a ser compartidos rápidamente por distintos usuarios, llegando así a todo destinario, incluso aquellos que nos desconocen. A este proceso se lo llama viralización.

Debemos considerar que, una vez que un dato o una imagen es subido a la web, es difícil de borrar ya que en internet no hay olvido. Y si bien el usuario puede borra una publicación, no se elimina en su totalidad ni para siempre, dado que otra persona pudo haber descargado, compartido. Es decir, perdemos el control de nuestro dato personal. Debemos pensar dos veces antes de compartir información personal, ya que quedara publicada en la web y será difícil de borrar, si el día de mañana queremos hacerlo, quedando presos de ellas casi para siempre.

¿Qué diferencia existe con el bullying?

En ambos se da un abuso entre iguales pero:

  • El ciberbullyig atiende a otras causas, se manifiesta de formas muy diversas y sus estrategias de abordamiento y consecuencias también difieren. Sí bien es bastante posible que el bullying sea seguido de ciberbullying, no así a la inversa.

Entre sus principales diferencias encontramos que el bullying se desarrolla físicamente en un entorno concreto, sin embargo el ciberbullying se desarrolla en un entorno virtual.

  • Como consecuencia de lo anterior, en el ciberbullying o existe un contacto directo entre agresor y víctima, de hecho el agresor suele mantener su identidad oculta para protegerse, mientras que en bullying el o los agresores están perfectamente identificados o individualizados.
  • En el ciberbullying el caso puede tener una visibilidad mayor debido al uso de las redes sociales, por ejemplo, y alcanzar a muchas más personas, agravando de esa forma la situación de la víctima.

¿Por qué es especialmente grave el ciberbullying?

El anonimato, la no percepción directa e inmediata del daño causado y la adopción de roles imaginarios en la red, convierten al ciberbullying en un grave problema, el hogar ya no es un refugio, ni aun los fines de semana o en periodos de vacaciones. El contenido digital casi es eterno ya que como dijimos, se almacena en los sistemas electrónicos y no se pierde.

Es importante destacar que en estos tiempos de pandemia se produjo un importante incremento de esta modalidad, poniendo en alerta nuevamente el uso responsable de medios tecnológicos. Según datos extraoficiales el 33% de niños y adolescentes de América y España fueron víctimas de ciberbullying durante la cuarentena. En Argentina en particular se registraron 20.000 casos durante la etapa de aislamiento, un número que toma un curso ascendente a medida que se extiende el proceso.

Unos mil casos de ciberbullying o ciberascoso son denunciados en promedio por año en el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo).

Como una modalidad especial dentro de este acoso virtual encontramos el sexting (también se usa en castellano sexteo) entendido como el envío, especialmente a través de móviles, de fotografías y videos con contenido sexual, tomadas o grabadas por el protagonista de los mismos. Es una práctica común entre los jóvenes y cada vez más entre los adolescentes. Un tema que indudablemente merece un capítulo aparte.

El ciberbullying en general merece varios capítulos en su honor, muchas cosas podemos hacer para tratar y prevenir este tipo de acoso, mucho podemos aprender al respecto, por eso es necesario no subestimarlo y continuar informándose al respecto sobre sus efectos y consecuencias.

Mayra Gómez

Profesora y miembro de ABUME

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.