access_time 07:31
|
26 de junio de 2022
|
|
Punto de vista

Cuando nos oponemos a la minería frenamos el desarrollo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/165619872074190013bb5-fab8-4881-857a-93e27b00.jpg

Días atrás nos enteramos que en el marco de su participación en la PDAC (Prospectors & Developers Association of Canada) realizada en Toronto, el gobernador y parte de su comitiva se reunieron con autoridades de una empresa australiana que ha desarrollado un método aplicable a la extracción de oro, sin el uso de cianuro como sustancia lixiviante.

Por lo que se ha conocido a través de la prensa, este procedimiento aparentemente se aplica en explotaciones donde el mineral en roca tiene determinadas características de concentración y grosor. No deja de ser una noticia auspiciosa, pero deberá indagarse si el mismo es aplicable a los yacimientos que tiene Mendoza, a varios de los cuales les falta inversión en exploración para a conocerlos más en detalles, porque la ley 7722 desalentó por completo todo tipo de exploración minera metalífera en la provincia.

Que sea una empresa de australiana la que ha generado esta innovación en la extracción de oro no es un hecho casual. Australia, en su sector minero, tiene desarrollado un clúster de proveedores de servicios, especialmente tecnológicos, los llamados METS (mining, equipment, technology and services) que hoy representan el 6% del PBI de ese país, unos 80 mil millones de dólares. Estos se suman a la producción propiamente minera que es el 9% del PBI, unos 120 mil millones de dólares. Es decir, que la tecnología y el I+D australiano de la minería, genera casi tanto valor y dólares como lo que se extrae de mineral, o sea un 70%. Y estos son servicios y equipos que se exportan y usan en las minas distribuidas por todo el mundo.  Valor agregado australiano.

Chile -que no tiene el ecosistema tecnológico argentino que ha generado tantos unicornios y el boom de productividad del sector agrícola ganadero-, en su plan estratégico minero Desde el cobre a la innovación: Roadmap tecnológico 2015-2035 tiene muy claro este aspecto y por ello busca emular a Australia cuando establece que “Para disminuir la dependencia de la minería se requiere que ésta ayude a generar innovación tecnológica”. Mendoza con su propio ecosistema de tecnología podría avanzar en esa senda si tuviéramos desarrollo minero. San Juan con minería, no cuenta con la fortaleza de un sector de la economía del conocimiento como el mendocino. Valor agregado y oportunidades de empleo mendocino que nos venimos perdiendo de generar.

Cuando fui invitado a escribir esta columna para opinar sobre este método, mi primera reacción fue pensar no hacerlo porque no soy un especialista. Pero decidí aprovechar la oportunidad de mostrar que cuando nos oponemos a la minería frenamos el desarrollo de otros sectores, más que hablar de algo técnico, ya que mi opinión desde ese punto de vista no es la más apropiada. Por eso cuestiono la autoridad técnica que pueda tener un legislador para opinar de un proyecto de esta naturaleza, como lo establece la insólita ratificación legislativa exigida por la ley 7722 a la actividad minera. Existiendo organismos y reparticiones estatales, con personal de carrera, idóneo y especializado, es una ridiculez pensar que sus dictámenes técnicos podrán ser reemplazados por algún legislador o sus asesores. Este obstáculo que se intenta presentar como una instancia de participación ciudadana, no es más que una tribuna para el lucimiento personal y la demagogia discursiva.  

*El autor es diputado provincial.

TEMAS:

minería

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.