access_time 07:52
|
12 de octubre de 2021
|
|

Créditos blandos, el plan “platita” para pymes y las interferencias políticas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1605097641773Billete%20Mil%20pesos.jpg

Así como explotó el turismo nacional durante el fin de semana extralargo que acaba de terminar, con números de personas viajando y de gastos a valores históricos pocas veces visto, según los mismos operadores del sector que han festejado el jubileo, de la misma manera, parece haberlo hecho el denominado plan “platita”, en alusión a ese programa lanzado por el gobierno de Alberto Fernández para incrementar la velocidad y el volumen del gasto público a mansalva, con destino a la asistencia social, “poner plata en el bolsillo de la gente”, cambiar el ánimo y el humor y soñar con dar vuelta la elección general y definitiva de medio término prevista para el 14 de noviembre.

El plan platita también está vigente para la producción y las pymes, no sólo para quienes reciben un plan de asistencia. Así lo confirmó en las últimas horas el titular del BICE fideicomiso, Jorge Tanús, quien aseguró que las pymes mendocinas podrían acceder a financiamiento de capital de trabajo y desarrollo de sus unidades de negocio “sin límite”, producto de una decisión política asumida por el gobierno de Fernández. “Pero no lo están haciendo”, agregó, entre sorprendido y desconcertado.

Desde el BICE afirmaron que durante el peor año de la pandemia, el 2020, Mendoza pudo haber accedido a créditos por un monto disponible que se movió entre los 4 y 5.000 millones de pesos, calculados por la cuotaparte de lo que le corresponde a la Provincia por coparticipación federal de impuestos, una cifra que supera levemente el 4 por ciento. Fueron alrededor de 90.000 millones de pesos los que se afectaron a créditos en medio de la pandemia. Pero, para el 2021 electoral y mucho más acentuado tras el resultado de las PASO de setiembre, todos los montos dependientes del Estado fueron incrementados vía emisión. La carta de Cristina Fernández de Kirchner ordenó el aumento del gasto, luego de cuestionar a su propio gobierno por subejecutar parte del déficit previsto para el año. Todo el resto ya se sabe y se conoce.

El plan “platita” para las pymes vía los recursos del BICE fideicomiso y los del Fondo de Desarrollo Productivo (Fondep) fue puesto a disposición de los empresarios por la vía del Ministerio de Desarrollo Productivo de Matías Kulfas, un funcionario de buena llegada a los mendocinos, quizás por no haber surgido de las filas de La Cámpora o del kirchnerismo duro. El Fondep fue el que aportó alrededor de 1.300 millones de pesos en la capitalización de Impsa cuando desembarcó en la metalúrgica el Estado, la Nación y la Provincia. El BICE Fideicomisos es el administrador fiduciario del Fondep y Tanús, el dirigente mendocino, su titular.

El fin de semana, el del boom turístico, el de la confirmación y reconfirmación del plan “platita”, también fue el más político de todos. Desde Alvear, en la Fiesta de la Ganadería de Zonas Áridas, el gobernador Rodolfo Suarez defendió la asistencia crediticia del Estado que administra por la vía del Fondo para la Transformación y el Crecimiento. Tanús, que también asistió al evento como parte de una escueta comitiva opositora que lideró el senador kirchnerista Lucas Ilardo, al escuchar a Suarez comentó, a quien lo quisiera escuchar, la serie de créditos, competitivos y a tasas bajas, que ofrece el BICE para las pymes. Por alguna razón que pocos pueden explicar en público, los empresarios mendocinos han sido algo reticentes a presentar proyectos para acceder a los financiamientos blandos del BICE.

Las razones son varias. Entre ellas, el temor de los empresarios a tomar compromisos en medio de un proceso electoral y, otros, por el grado de incertidumbre reinante. Pero, el más extendido de todos es el recelo y temor a represalias hacia ellos por parte de un Gobierno provincial de un color distinto del que gobierna la Nación. “Hay miedo, pocos son los que asumirían el costo de ser marcados por la provincia por tener contactos con funcionarios de la Nación o hasta con programas nacionales. Hay organizaciones de cámaras empresariales que han tenido reuniones con Kulfas y hasta con Mercedes Marcó del Pont, la titular de la AFIP, pero no se hacen públicas por las posibles consecuencias”, reveló una calificada fuente de una de las principales entidades que nuclea a los empresarios pymes mendocinos y que conoce de celos, envidias, agachadas, traiciones que se dispensan entre unos y otros.

“El problema de la falta de recepción o interés en los créditos del BICE es otro, no pasa tanto por los problemas que puedan existir entre un gobierno y otro. El tema es que la plata no está. ¿Vos creés que si realmente existiera todo lo que dicen que está a disposición no habrían hecho unas 300 conferencias de prensa anunciándolos?”, respondió otra fuente calificada, en este caso, del gobierno de Suarez, cuando se le pidió una reflexión sobre el asunto.

En el medio se ha colado el financiamiento de una de las obras clave para el Sur mendocino. Se trata del acueducto Monte Comán-La Horqueta, proyectado en San Rafael. Esa obra se suma a la que ya funciona, la de Bowen-Canalejas. Se trata de ductos vitales que transportan agua al secano y a zonas del desierto adonde no se llega ni con los ríos ni con las precipitaciones. Son clave para el desarrollo ganadero. Hay otro proyectado para el Este, en la zona de La Paz. El acueducto Monte Comán-La Horqueta tenía financiamiento asegurado del BID, el que sorprendentemente y de forma muy llamativa se perdió: una adjudicación dudosa más los problemas entre los oferentes provocó la caída del crédito. Ahora se está detrás de un acuerdo entre la Provincia y el BICE Fideicomisos que conduce Tanús para que, por esa vía, aparezcan los recursos para la construcción del acueducto. El asunto, como es de suponer en medio de tanta hipersensibilidad, ha generado su propio ruido en la por demás inestable relación Nación-provincias.

En la provincia le apuntan a Tanús y a la burocracia de la repartición. Afirman que las demoras son injustificables. Tanús reacciona y reconoce que va lento, pero por problemas en la coordinación mendocina, en alguna de las áreas del Ministerio de Economía que conduce Enrique Vaquié.

De todas maneras, el BICE no sería el que podría solucionar el problema de financiamiento del emprendimiento; sólo podría aportar unos 3 millones de dólares del total, un tercio de lo que se necesita. En fin, demasiada interferencia en la línea; una línea de comunicación que siempre debió ser directa y limpia, pero que se sobreentiende no lo es por tratarse de administraciones en manos de colores políticos distintos. Eso es lo normal, en cualquier lado y país del mundo que se precie. Lo que parece ser un poco más diferente del resto es todo lo que sucede en la Argentina. Está claro.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.