access_time 07:07
|
24 de noviembre de 2021
|
|
Opinión

COVID: Mendoza sale en busca de un grupo rebelde que niega la vacuna

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1631743596623vacunaci%C3%B3n%20adolescentes.jpg

El Gobierno provincial ausculta con atención el comportamiento actual de la pandemia de coronavirus. A la reunión de mañana del Comité Federal de Salud (Cofesa), Mendoza llegará con una sugerencia: que se realice una fuerte campaña de concientización sobre las personas de entre 18 a 29 años que son las que, en principio, han dado las señales más fuertes de relajación sobre las medidas de protección en todo sentido, al menos, en Mendoza. El relevamiento que se tiene en Salud da cuenta de que en ese segmento etario es en el que menos importancia se le está dando al uso del barbijo, como a otras medidas de cuidado y de aseo personal, a lo que se suma un dato un poco más intrigante: es la parte de la población con el porcentaje más bajo de cumplimiento del esquema completo de vacunación, con 60,34. En todos los demás, esa positividad en la aplicación de la vacuna con sus dos dosis sube considerablemente, ubicándose por arriba de 70 por ciento.

La situación de la pandemia en Mendoza fue uno de los temas abordados ayer en la reunión de gabinete especial que encabezó Suarez con todo su equipo de trabajo. La particularidad del encuentro la dio el hecho de haber sido el primero luego del triunfo electoral del 14 de noviembre, además de haberse incluido a quienes serán los nuevos ministros que tendrá Suarez una vez que asuman Mariana Juri y Alfredo Cornejo en el Senado nacional desde diciembre. Por Juri en Turismo irá Nora Vicario y por Lisandro Nieri en Hacienda asumirá Víctor Peque Fayad. Nieri dejará el ministerio porque deberá cumplir los dos años que le restan a Cornejo en la Cámara de Diputados de la Nación.

La administración de Suarez no está inquieta ni tampoco preocupada por el estatus sanitario de la provincia respecto del COVID, que no difiere en mucho del que tiene todo el país. Sin embargo, ha puesto la atención en dos aspectos fundamentales. Al mencionado asunto de la ausencia de personas de 18 a 29 años que no van a los centros de vacunación a recibir la segunda dosis del esquema previsto, se le suma el seguimiento de 148 casos sospechosos de haberse contagiado con la variante Delta. De ese total se confirmaron 12 casos. Sobre el resto se espera una confirmación del Instituto Malbrán. Sin embargo, el sistema PCR in House que aplica Mendoza con los laboratorios de tecnología molecular recientemente en marcha, antes de enviar las muestras a Buenos Aires le ha dado la semiplena prueba de que aquellos casos corresponden a Delta, la variante que, al menos por ahora, en la provincia –y sólo por ahora, se aclara–, sigue siendo la minoritaria luego de la de Manaos.

La información actualizada y relevada ayer da cuenta de que, en términos generales, Mendoza continúa con un estado de pandemia que sigue decreciendo. La positividad se encuentra en 3 por ciento promedio y, pese a que los casos de Delta suben, no la han transformado en predominante y el sistema de salud está lejos de la saturación.

En el Gobierno sostienen que las tres líneas de acción que llevan adelante le ha permitido mantener controlada la situación: hablan del programa de vacunación en primer lugar, de los testeos en segundo, y de un tercer aspecto dado por la investigación genómica que surge de los casos positivos de los testeos. Sobre este último punto, se afirma que una vez que se detecta un caso de Delta, todas las personas de cercanía, conocidos como los contactos estrechos también son testeados, lo que ha dado como resultado que surjan, quizás como novedad, casos positivos asintomáticos o con muy pocos síntomas, incluso menos que una gripe.

La situación general demuestra que, en Mendoza, 58 por ciento de su población tiene el esquema completo de vacunación, con la primera y segunda dosis colocada, y que 75 por ciento accedió a la primera dosis. Pero hay un núcleo duro que es el que impide, de acuerdo con la visión oficial, que el porcentaje de vacunados con esquema completo sea más alto. El mencionado de 18 a 29 años. Este grupo, de acuerdo con el INDEC, está compuesto por 371.302 personas, de las cuales 81 por ciento recibió la primera dosis y 60, la segunda. En el Gobierno defienden la tasa actual de vacunación, a la que califican de alta, y aclaran que en Mendoza se vacuna de 3 años en adelante, chicos que se encuentran en pleno proceso de recepción de la vacuna. En los grupos vulnerables, mayores de 50 años, 80 por ciento ya recibió el esquema completo y en todos los demás la efectividad supera 70 por ciento en términos generales.

Hacia el fin de semana, luego de la reunión del Cofesa de mañana, es muy probable que en Mendoza se dé a conocer un relevamiento de la situación con una actualización de todos los datos y con las nuevas directivas que puedan surgir desde la Nación, de acuerdo con lo que han dejado trascender en el Gobierno. Pero no se descarta que, si no se hace a nivel nacional, aquí se vaya a buscar de igual forma y de una manera más enfática a quienes no se han aplicado la segunda dosis, particularmente a los más jóvenes. Es probable que se use, como elemento de concientización, que todas lo que ha hecho la vacuna es evitar los casos graves y que aquellos pacientes que peor la han pasado e, incluso, pasando por situaciones muy comprometidas en su inmensa mayoría ha sido porque evitaron vacunarse o completar el esquema.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.