access_time 07:32
|
22 de julio de 2021
|
|
Opinión

Colectoras: a escena una de las tretas electorales más faranduleras

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1569780059955elecciones%20(4).jpg

Las elecciones generales del 2015 serán recordadas en la provincia como las del auténtico festival de las colectoras. Podría decirse que, aquel año, una suerte de epidemia por la institucionalidad, el civismo y la participación democrática dominó a cientos y cientos de mendocinos, los que, sin control de sí mismos, se volcaron hacia las candidaturas de bancas de concejales persiguiendo desde allí, desde ese rol, cambiar el mundo injusto y cruel que sufríamos. Esa pudo ser una lectura más lírica e idílica. Pero hubo otra más terrenal, práctica y creíble que aquella romantizada y que daba cuenta de las enormes diferencias que se habían apoderado de los referentes dentro de los frentes políticos y de los partidos que los conformaban, en particular del peronismo, que se preparaba para defender el control de la provincia y de las intendencias que estaban bajo su poder y que terminaría relegando en manos del actual oficialista Cambia Mendoza.

Guaymallén se convirtió en el reino de las colectoras, listas de diferentes extracciones políticas y candidatos adhiriendo a una sola categoría de mayor jerarquía. El sistema de las colectoras les permite a los de arriba “colectar” desde abajo, y, a los de abajo, beneficiarse por el “arrastre” de los de arriba. También suelen tomar la denominación de listas espejo para algunos casos y también de adhesión, pero giran y actúan en los hechos de la misma manera desde lo fáctico y concreto.

En el departamento que ganó en el 2015 Marcelino Iglesias y que actualmente sigue gobernando, el por entonces candidato peronista a la Intendencia, Luis Lobos (condenado hoy por hechos de corrupción e investigado por supuesto enriquecimiento ilícito), aparecía replicado en 24 listas diferentes, las denominadas colectoras. Otro peronista, Guillermo Elizalde, hoy delegado del Enacom en Mendoza, quien por entonces era ministro de Ambiente del gobierno de Francisco Paco Pérez, se reflejaba en seis listas y en tres el ex intendente Alejandro Abraham, hoy legislador provincial, aunque en aquel momento se desempeñaba como diputado nacional y desde el kirchnerismo intentaría ganarle a Iglesias y tomar distancia de Lobos, a quien había ayudado a llegar a la primera magistratura comunal.

Un artículo periodístico de Marcelo Sivera para Los Andes describía por entonces que las colectoras del Frente para la Victoria ocupaban dos tercios del cuarto oscuro en ese departamento, mientras que un tercio quedaba para el resto de las listas. Iglesias, no obstante, se terminaría imponiendo desde una sola lista. Guaymallén tendría para esas elecciones 252 vecinos que competían por 6 bancas del Concejo Deliberante y un precandidato cada 750 electores.

Hoy, el Frente de Todos que lidera la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti está promoviendo la confección de las listas colectoras en todos aquellos departamentos en donde no son gobierno como una forma de descomprimir las pujas internas y mostrar una unidad aparente de cara a las PASO de setiembre y las generales de noviembre. También, como una vía de escape y de respuesta a las presiones que hoy ejerce sobre la senadora el diputado nacional José Luis Ramón, la flamante incorporación que ha hecho el frente opositor y al que, de una u otra forma, le debe retribuir o pagar, como se dice en la jerga de la política.

El intento de armar colectoras ha sido respondido y refutado políticamente por el oficialismo. Tanto el gobernador Rodolfo Suarez como el diputado nacional Alfredo Cornejo advirtieron por Twitter que Cambia Mendoza irá a la Justicia para impugnar y desbaratar ese armado por la vía de las colectoras, aduciendo que están prohibidas en la provincia desde el 2017 y que para las elecciones nacionales rige un decreto de Mauricio Macri en el que prohibió su uso en el 2019.

El kirchnerismo, en principio, saldrá a ratificarlas argumentando que las colectoras no están prohibidas para las legislativas como en este caso, y que el decreto de Macri rigió para la presidencial del 2019. Como sea, se acerca una disputa legal del tipo político y electoral que dejará su huella, recalentando aún más el clima preelectoral.

Yendo a lo concreto, el peronismo necesita las colectoras para evitar dispersiones y fugas de votos de posibles electores molestos, particularmente con el perfil kirchnerista que tiene hoy el frente. La aparición en escena del dirigente del agro y peronista Carlos Iannizzotto buscando una banca de diputado nacional desde el Partido Federal es visto en el Frente de Todos como una amenaza cierta de pérdida de votos. La contrapropuesta para evitar esa amenaza es permitir las colectoras en los departamentos; colectoras que “colectarán” para los candidatos de la lista superior, la de Anabel como senadora nacional y la de diputados que, seguramente, liderará Adolfo Bermejo.

Precisamente, ayer, en la cumbre que tuvieron los intendentes del peronismo con Fernández Sagasti, quedó acordado el esquema general o de arriba para la presentación de las listas cuyo plazo vence el sábado en la medianoche. El frente tiene casi todo abrochado, aunque no todo: Fernández Sagasti liderará la lista para el Senado nacional y Bermejo, para la Cámara de Diputados de la Nación. El segundo lugar para Diputados fue ofrecido al sector de los hermanos Félix, que dominan el cuarto distrito, el del Sur. Pero, a cambio, Fernández Sagasti les ha reclamado que abran las listas en su territorio cediendo un lugar entrable para el kirchnerismo o bien para La Cámpora.

Ramón, por su lado, les solicitó a Fernández Sagasti y también al presidente Alberto Fernández, cuando se reunió en la semana, liderar la lista de Diputados, más dos legisladores provinciales y seis concejales. A la primera solicitud se le respondió negativamente por la oposición de los intendentes y porque una encuesta del último fin de semana, en la que se midió el impacto del acuerdo con Ramón, en apariencia ha resultado muy adversa para el kirchnerismo. Entonces, para el neokirchnerista

Ramón ha quedado reservado o bien el segundo lugar detrás de Fernández Sagasti o el tercero en Diputados. Para que Ramón alcance alguna de las bancas el kirchnerismo necesita ganar en noviembre, lo que emerge como un objetivo muy difícil de conseguir.
Ramón, sin embargo, no se quedará satisfecho. O arregla con Fernández un cargo en la Presidencia desde el 10 de diciembre o busca los lugares para los suyos por la vía de la competencia. Las colectoras pueden servirle a ese fin y, al Frente de Todos, solucionarle un problema de disputas más o menos graves que siempre le harán daño. Resta, no obstante, conocer cuál será el futuro de estas tretas electorales, que han usado todos, oficialistas y opositores por igual, pero que hoy para Cambia Mendoza resultan confusas para el elector y extremadamente caras para financiarlas, teniendo en cuenta que cada lista papel puede insumir alrededor de 3 millones de pesos, sólo en impresión.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.