access_time 07:48
|
12 de mayo de 2022
|
|
Opinión

Ambiente y desarrollo, al filo de los tiempos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1651321378332cambio%20clim%C3%A1tico.jpg

Para alcanzar la electromovilidad que requiere el planeta y terminar con las emisiones que provocan los automóviles, por ejemplo, se van a necesitar entre 2, 4 y hasta 20 veces más de litio del que se tiene en la actualidad. La afirmación le corresponde al experto e ingeniero en Minas sanjuanino Mario Capello, quien fuera subsecretario de Desarrollo Minero durante dos años del gobierno de Mauricio Macri, entre el 2016 y el 2018. Sus palabras avalaron los recientes dichos del gobernador Rodolfo Suarez, cuando develó su frustrada intención de desarrollar la minería en la provincia para conseguir los minerales y recursos que se requieren para cambiar la matriz energética actual y sustituirla por las energías limpias.

“Los minerales se necesitan tanto como el agua para seguir manteniendo y garantizando la vida en el planeta”, agregó Capello entrevistado en el programa Opinión, de LVDiez. El experto trazó un sombrío panorama sobre los efectos del cambio climático que se esperan para todo el planeta, pero, en particular, para la diagonal árida sudamericana, integrada por buena parte del norte de la Patagonia, pasando por Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Salta y todo el norte de Chile.

Para toda esta zona, no sólo se confirmaron los pronósticos que se hicieron en 1930 hacia el 2000, con menos precipitaciones de nieve que las que se tenía por entonces, sino que la proyección para el 2030 sostiene que toda la Tierra tendrá un aumento de su temperatura del orden de 1,5 grados centígrados; por ende, menos agua en las cordilleras, como se está evidenciando en los Andes, y un incremento del nivel de agua de los océanos. Capello y otros especialistas se reunirán en Mendoza para discutir todos estos asuntos que el mundo ha advertido hace tiempo, pero para lo que también se ha reconocido, recientemente, que buena parte de aquello que se fijó como meta medioambiental hacia el 2030 no se alcanzará.

En marzo, cuando el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) dio a conocer sus últimas conclusiones sobre el monitoreo de las metas previstas, no fue para nada alentador. El sitio ambiental latinoamericano Mongabay, al reproducir las conclusiones de los más de 270 científicos de 67 países, sobre el nivel de vulnerabilidad de distintas poblaciones y las medidas de adaptación que se han tomado para que la humanidad pueda sobrevivir a las nuevas condiciones climáticas, ratificó que toda la región ya se ve gravemente afectada por el incremento del nivel del mar, la erosión de las costas, la acidificación del océano y las sequías extremas.

“El grupo de expertos advierte que la agricultura en la región se verá seriamente afectada por la escasez de agua debido al retroceso de los glaciares. ‘En los Andes, desde la década de 1980, se ha perdido entre 30 y 50 por ciento del área glaciar y los Andes del sur muestran las tasas más altas de pérdida de masa glaciar en todo el mundo’, asegura el informe”, según la publicación especializada. A todo eso agrega: “Es así como la región Andina, pero también el noreste de Brasil y los países del norte de América Central son las regiones más vulnerables a la migración y los desplazamientos climáticos”.

El IPCC comprobó que las altas temperaturas que se han detectado en la Amazonia durante los últimos años se atribuyen al cambio climático. “Una sequía de esas implica una degradación del ecosistema y, por consiguiente, una disminución de la biodiversidad. Y los mayores problemas los tendrán las áreas más vulnerables del planeta que los países más desarrollados, como es de suponer. Los efectos del cambio climático agravarán los problemas de la pobreza e inequidad. El informe agrega, como consecuencia de todo esto, que la región, con Argentina a la cabeza por sus características, podría ver afectado su rol como productora de alimentos “y generar inseguridad alimentaria”, según explica para el trabajo Thelma Krug, la vicepresidenta del IPCC.

La publicación sostiene: “Los expertos han advertido que, hagamos lo que hagamos, las temperaturas seguirán aumentando inevitablemente, pero que sí es posible limitar este aumento a 1,5 grados centígrados”, de los que habla Capello precisamente. “Sin embargo, aun si logramos mantenernos en esa meta, no se eliminarán los riesgos y ciertos impactos ya son irreversibles. Los hielos continuarán derritiéndose y el aumento del nivel del mar es una realidad. ‘No hay vuelta atrás en algunos cambios del sistema climático’, aseguraron los expertos”, agrega Mongabay.

Se calcula que unas 3.000 millones de personas se verán afectadas directamente con el cambio climático. Y, desde Colombia, el ex ministro de Ambiente de ese país Manuel Rodríguez Becerra, ha dicho que las emisiones de efecto invernadero en América latina “siguen en aumento”. En el Acuerdo de París, señala el experto: “Los países se comprometieron a disminuir sus emisiones de gases invernadero hacia el año 2030. Pero, si uno mira desde entonces lo que ha pasado, las emisiones han aumentado. El balance de las políticas no es exitoso. No es que no se esté haciendo nada. Se está buscando en muchos países incrementar las energías no convencionales, se están construyendo grandes sistemas eólicos y fotovoltaicos, viene todo el tema del automóvil eléctrico, pero, simultáneamente, se siguen aumentando las emisiones de gases de efecto invernadero”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.