access_time 16:59
|
9 de agosto de 2006
|
|

OCASO Y DESAPARICIÓN DE LÍDERES

Pretendo que juntos reflexionemos sobre la lógica quiebra y posterior deceso de hombres que hicieron historia. Me refiero, en particular, a las que se producen por el inevitable correr de los años en la vida de los dirigentes políticos. No me ocuparé de las otras causas que, por cierto, son numerosas y también los desaparecen.

    Pretendo que juntos reflexionemos sobre la lógica quiebra y posterior deceso de hombres que hicieron historia. Me refiero, en particular, a las que se producen por el inevitable correr de los años en la vida de los dirigentes políticos. No me ocuparé de las otras causas que, por cierto, son numerosas y también los desaparecen. He presenciado y sabido de innumerables casos en diversos lugares del mundo y, en particular, en nuestro país.

    No quiero pecar de idealista, pero inevitablemente se producen opiniones encontradas en cuanto a los valores que adornaban al difunto. Hoy deseo poner de manifiesto la pérfida actitud de la gente que se ensaña y proclama su alegría porque el caído no se recupere. ¿Tal es el odio que ha despertado la figura del individuo? Me recuerda aquel desafortunado aforismo que en ciertas épocas se expresaba como:“Algo habrá hecho”.

    No pretendo juzgar conductas, pero sí que no nos erijamos en jueces de la vida o la muerte de seres humanos. Esa soberbia,que presentan miembros de diversas ideologías, transformadas en fanatismos, nos demuestran que el respeto por la vida es secundario, ya que borran del planeta a sus propios congéneres. Creo que el festejo por la muerte es propio de ciertas tribus, no debe ser su basamento el odio. ¿Lograremos, los mal llamados, seres humanos, desterrar tal miserable actitud?

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.