access_time 15:52
|
23 de marzo de 2020
|
|

Coronavirus

Obligaron a un operador del ex Cose a romper la cuarentena

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1584976053649ex%20cose.jpg

Un empleado regresó de vacaciones en Misiones y sus superiores le dijeron que debía asistir a su trabajo. Permaneció unas horas en el edificio y luego lo enviaron a su hogar. Desde la Institución señalaron que fue "una confusión" que se solucionó rápidamente.

Un operador del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex Cose) fue obligado a violar la cuarentena que rige en todo el país, en medio de la preocupación por el avance del coronavirus COVID-19. Sus superiores le exigieron que se presentara en su lugar de trabajo, pese a que regresó a la provincia la semana pasada luego de unas vacaciones en la provincia de Misiones.

Según las autoridades del ex Cose, se trató de una confusión. Sin embargo, otros trabajadores de la institución que aloja a menores judicializados expresaron su enojo por la situación ya que su compañero no había cumplido con el aislamiento social, preventivo y obligatorio ordenado por el Gobierno nacional. A su vez, esto es refozado por otra norma del Gobierno provincial, que establece que toda aquella persona que provenga desde el exterior -ya sea otro país u otra provincia- también debe preservarse en su hogar por 14 días. 

Durante su licencia Edgardo Amaya visitó las Cataratas del Iguazú, en Misiones. A su regreso, el domingo 15 de marzo, permaneció aislado una semana en su domicilio. En ese lapso, no manifestó síntomas. “Antes de presentarme a trabajar, llamé a mis superiores porque no me había quedado claro el decreto del presidente. Me dijeron que mi obligación era volver al trabajo y así lo hice", contó a El Sol el empleado.

Amaya permaneció el sábado por algunas horas en el edificio hasta que las autoridades lo enviaron a su casa a cumplir con la cuarentena obligatoria.

“Fue confusión y rápidamente se solucionó”, dijo Pablo Quinteros, director de Internación del ex Cose. “La duda surgió porque el decreto presidencial aseguraba que el personal de la Salud y Seguridad pertenecía a la primera línea de urgencias y debía presentarse a trabajar. Frente a esto el jefe de Internación, Silvio Herrera, convocó a Amaya para que cumpliera con su obligación", agregó.

Quinteros aseguró que antes de que Amaya se presentara a trabajar, analizaron el decreto de Fernández y entendieron que la cuarentena correspondía también para personas que llegaban de otras provincias.

“Lo buscamos para que no se fuera a trabajar, pero no lo pudimos ubicar y llegó a la institución. Se presentó sin ningún tipo de síntoma y sólo tuvo contacto con cinco o seis colegas, no con los internos", dijo Quinteros.

Ante lo ocurrido, las autoridades de la Dirección de Responsabilidad Penal Juvenil, manifestaron que se pusieron en contacto con el Jefe de Epidemiología de la Provincia y le consultaron sobre el caso. La respuesta, según Quinteros, fue que “si no tenía ningún síntoma, no había de qué preocuparse".

Ante las quejas y críticas, Quinteros reiteró que todo se trató de un error involuntario. "Tenemos casi 50 personas licenciadas por diferentes motivos y necesitamos personal. Por eso, y frente a un decreto que tuvo varias excepciones, se generó esa confusión", concluyó.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.