access_time 00:44
|
6 de junio de 2007
|
|
MEDIO AMBIENTE

Nuevo pedido a favor del hábitat y el agua

Varios grupos ecológicos solicitaron políticas y conductas para preservar la naturaleza y el planeta azul.

    El Día Mundial del Medio Ambiente se celebró ayer con llamamientos de los grupos ecologistas a frenar la paulatina destrucción de nuestros hábitats y con promesas y buenas intenciones por parte de gobiernos e instituciones encargadas de velar por la buena salud del planeta azul. En Ginebra, el subsecretario para Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes, advirtió que los desastres naturales no tienen por qué llevar a catástrofes humanitarias si los países disponen de los sistemas adecuados para reducir su impacto.

    Representantes de 120 gobiernos, agencias de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales se reúnen desde ayer y hasta el jueves en Ginebra en la plataforma global para la reducción del riesgo de desastres. A ellos se dirigió por videoconferencia el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien solicitó de la comunidad internacional que reafirme su compromiso para proteger a los más vulnerables. Ban también instó a los gobiernos de todo el mundo a actuar con mayor diligencia contra el cambio climático.
   
    “El calentamiento global expondrá a cientos de millones de personas a sufrir desastres naturales, habrá más sequías, inundaciones y tormentas más fuertes y el nivel del mar aumentará”, vaticinó Holmes en una conferencia de prensa para dar una idea de los desastres futuros que se avecinan. El responsable de la ONU recordó que 200 millones de personas viven en la actualidad en zonas costeras que podrían inundarse si sube el nivel del mar o hay un desastre como el tsunami del 2004. “En los últimos treinta años se han triplicado los desastres naturales y el número de afectados se ha quintuplicado en los últimos quince años”, indicó Holmes.

   Sostuvo que si un desastre natural afectara a una ciudad superpoblada podría producirse una catástrofe sin precedentes y recordó que ocho de las diez ciudades más pobladas del mundo están expuestas a terremotos y seis se encuentran en la costa. En Brasil, la organización internacional WWF colocó hoy 6.000 globos grises ante el Congreso para denunciar las seis millones de toneladas de gas invernadero que este país expulsa cada día a la atmósfera, lo que lo convierte en el cuarto emisor mundial, por detrás de EEUU, China e Indonesia.

    Para la experta en cambios climáticos de WWF Karen Suassuna, “la deforestación es responsable de 75 por ciento de los gases de efecto invernadero en Brasil”. Según WWF, sólo en la región amazónica se arrasa una superficie de 14.000 kilómetros cuadrados de bosque cada año. En Colombia, el defensor del pueblo, Vólmar Pérez, advirtió que las siembras ilegales amenazan el macizo colombiano sur, la “fábrica” que produce 70 por ciento del agua que se consume en ese país. En ese lugar se conjugan varios problemas, como la siembra de cultivos ilícitos, el aprovechamiento forestal y la ganadería extensiva.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.