access_time 19:42
|
25 de septiembre de 2009
|
|
SÉPTIMA CÁMARA DEL CRIMEN

Nueve años de prisión por abusar de su prima

Los vejámenes ocurrieron en el 2008 en Tupungato. La víctima tiene 9 años

    La Séptima Cámara del Crimen condenó ayer a nueve años de prisión a un joven que violó a su prima –menor de edad– en el 2008 en Tupungato. El debate oral comenzó el miércoles y se realizó a puertas cerradas por tratarse de un delito de instancia privada. La víctima tiene actualmente nueve años. Todo comenzó el 21 de octubre del citado año, cuando la madre de la niña se hizo presente en el Comisaría 20ª de Tupungato y denunció a su sobrino –hijo de uno de sus hermanos– por haber abusado sexualmente de su hija por vía vaginal, tal como informaron fuentes judiciales. En la denuncia, la progenitora dijo a los efectivos que se enteró de lo sucedido a partir de conductas preocupantes que la pequeña presentaba. Ante esta situación, la mujer decidió sentarse a hablar y logró que su hija le contara que su primo la había violado varias veces y que nunca había dicho nada porque la amenazaba con meter presos a sus padres.

    Desesperada, llevó a su hija hasta el consultorio de un médico privado, quien constató que la menor presentaba daños en los genitales. Con las pruebas, la mamá fue hasta la comisaría para radicar la denuncia. En ese momento se dio vista para que se realizaran estudios, como los exámenes físicos y psicológicos, los que fueron hechos por profesionales del Cuerpo Médico Forense. El examen físico señaló que la niña efectivamente presentaba un desgarro vaginal, pero no comprobó que hubiera habido penetración anal, como había detectado el médico personal.

    Los análisis psicológicos determinaron que la menor no presenta signos de fabulación y que la versión que brindó era lógica y con detalles. Es por eso que se determinó que era creíble. Con estos datos, se ordenó la detención del ahora condenado por abuso sexual con acceso carnal, quien también fue expuesto a distintos exámenes psicológicos, los cuales determinaron que “si bien es inmaduro, su sentido de la realidad está conservado, pudiendo comprender las situaciones que se le presentan”, por lo que puede ser indagado y juzgado.

    El tribunal presidido por la jueza Gabriela Urciuolo condenó al joven basándose en, entre otras pruebas, el relato de la menor, que manifestó durante el debate que todo se inició cuando ella tenía ocho años. La pequeña detalló en el juicio que en esa oportunidad fue víctima de dos abusos de parte de su primo. El primero consistió en tocamientos, cuando el joven la manoseó entre las piernas, por encima de la ropa. El segundo, como trascendió en el juicio, fue cuando la llevó engañada hasta el campo, donde la accedió carnalmente.

    La víctima recordó que en esa oportunidad su madre la envió hasta un comercio a comprar algunos comestibles, cuando fue interceptada por su primo, quien la llevó hasta un campo. La progenitora expresó que ese día su hija llegó a su casa llena de tierra y dijo que estaba cansada y que le dolía el estómago. La mujer contó también que a los pocos días expulsó hilos de sangre por los genitales. El tercer abuso sucedió en la casa del imputado, cuando la niña fue a buscar una pelota al jardín. La pequeña relató que en ese momento apareció su primo y que, tomándola fuerte del brazo, la llevó hasta su habitación, donde, luego de bajarle los pantalones, la violó.

    La chica indicó que, tras finalizar ese ataque sexual, ella se fue al baño, donde volvió a ser abusada. Luego, el imputado la amenazó diciéndole que si contaba algo de lo que había ocurrido, iba a meter presos a sus padres. En base a esto, el tribunal decidió condenar al imputado a nueve años de prisión por abuso sexual con acceso carnal.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.