access_time 23:06
|
16 de abril de 2007
|
|

NUESTRO PUEBLO APLAUDE

Hay un dicho que dice que un Gobierno que no sabe respetar y defender la soberanía de un pueblo no puede defender la soberanía nacional

    Hay un dicho que dice que un Gobierno que no sabe respetar y defender la soberanía de un pueblo no puede defender la soberanía nacional. A los pueblos hay que educarlos, enseñarles, inculcarles el concepto de patria para que su posible fanatismo no arruine la actividad de un Gobierno que pueda sentirse halagado sin ninguna razón. Yo he visto un documental de los sucesos argentinos, varios años atrás, en el que el pueblo se reunía por miles para aplaudir al Gobierno que en ese momento tomaba el poder, se reunían miles de personas aplaudiendo a Yrigoyen.

    Cuando cayó, aplaudían a Uriburu quien, por desplazar al presidente Yrigoyen, expresó: “No sé si he cometido un error”. Sí, así fue porque, sucesivamente, han estado cambiando gobiernos, la mayoría por la fuerza. Y así, el pueblo aplaudió a Perón, a Evita. Luego, igual con Rojas, con Aramburu, con Guido, con Evita, con Cámpora, con Illia, con la junta militar, con Videla, con Alfonsín y, cuando se supo de la guerra de las Malvinas, miles de aplausos y loas al general Galtieri. Pero, apenas se conoció que perdimos, en segundos insultaban a Galtieri como traidor y borracho. Nuestro país nació de luchas internas entre los propios nativos, hasta que alguna vez se logró la independencia.

     Cuando los ingleses no pudieron sacar a los españoles de Argentina por las armas, solapadamente, a través del ejército libertado, trataron de invadir por Buenos Aires. Y ya había algo de nacionalidad en ese pueblo que los rechazó pero hoy, después de casi dos siglos, nos dominan con la parte financiera y, aunque ello nos hizo avanzar como nación, cuando ya no era negocio o se pronosticaba un futuro incierto para alguna empresa, se fueron del país, como los grandes frigoríficos.

    El pueblo así fue y aún es indisciplinado y de allí nacen los dirigentes que, uno u otro, fueron permitiendo la entrada al país de grandes empresas extranjeras que, prácticamente con antipatriotas argentinos, fueron diezmando nuestro avance y aún hoy existen grandes grupos que se benefician sin que les importe el pueblo.

    Pero ese pueblo no reacciona porque es sentimental más de lo razonable y vota al que más grita y promete en los discursos, con la esperanza que lo lleve al buen vivir como antes, al menos, y que, por lo general, luego es defraudado y entonces espera que venga otro salvador al que se aplaude nuevamente, quien se vuelve ególatra y patrón del país y permite, con la excusa de invertir, que se vayan vendiendo las empresas y hasta parte del patrimonio nacional. El pueblo sigue protestando pero aplaude

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.