access_time 16:08
|
2 de diciembre de 2017
|

No perdonar a los incompetentes

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15122416818921512077575198portadanena.jpg

En principio, el anuncio hecho desde el Poder Judicial sobre la investigación que se abrirá para determinar si hubo fiscales que cometieron irregularidades en el caso Catherina Cardozo no tiene nada de innovador. Es un discurso que se repite una y otra vez en cada caso que deja expuestos a quienes deberían haber tomado medidas para proteger a la víctima. Se hace, más que nada, para descomprimir el reclamo social. Se sabe fehacientemente que las pruebas son claras, que el agresor gozó de impunidad gracias a la desidia de funcionarios de diferentes áreas. Y, la reacción es lógica. Sin embargo, los resultados siempre son similares: no hay culpables, no hay responsables y se apuesta a que el tiempo sirva para olvidar el tema. La esperanza es que esta vez sea diferente. Que si algún funcionario del Estado estuvo involucrado y fue incompetente en su accionar, pague civil y penalmente por su irresponsabilidad y no pueda seguir ejerciendo cargos públicos.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.