access_time 09:59
|
19 de julio de 2007
|
|
PERSONAJES

?No me sentí culpable porque no dañé a nadie?

Tras haber sido condenada en el 2002 a tres años de libertad condicional por robos realizados en varios almacenes de Beverly Hills, la actriz Winona Ryder habló sobre su experiencia y brindó detalles acerca de su inminente regreso a la pantalla grande

          Winona Ryder, luego de varios años de silencio, decidió hablar por primera vez sobre su condena por robo. Entre otras cosas, la joven asegura que “en el momento del robo ingería pastillas a causa de una rotura del brazo”. La actriz estadounidense asegura que después del robo que realizó en el 2002 en unos conocidos almacenes en Beverly Hills (Los Ángeles) no se sintió culpable “porque no hice daño a nadie”. Candidata al Oscar en dos ocasiones, por las cintas Mujercitas y La edad de la inocencia, Ryder, de 35 años, fue condenada entonces a tres años de libertad condicional y el pago de 6.355 dólares por el material sustraído y de 1.000 dólares a la corte.


           En declaraciones que publicará en la edición de agosto la revista Vogue, de las que ofreció un avance, Ryder señala, tras varios años de silencio, que si le hubiera “hecho daño físico a alguien, hubiera sido una experiencia totalmente diferente”. A su vez, refleja el hecho de que después de lo ocurrido “nunca dije ni una sola palabra, no difundí un comunicado, no hice nada y sólo esperé a que pasara”. Sin embargo, opina que la atención que se centró sobre ella “fue embarazosa” y se muestra consternada por el hecho de que la noticia de lo ocurrido con ella superara en titulares en su día a la supuesta captura del líder de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden.


CONDENADA A TRABAJOS COMUNITARIOS.


          La actriz de El joven manos de tijeras también señala que los meses previos al incidente fueron muy agitados en su vida personal.“Un par de meses antes me rompí el brazo en dos partes distintas y el médico, una especie de curandero, me dio un montón de cosas que al principio tomaba para superar el dolor. Y luego pasé por un período en el que no sabía si tenía dolor pero ingería las cosas”, revela la actriz. En ese sentido, considera una bendición el hecho de que la detuvieran, “de una forma muy rara”, porque las pastillas la dejaron en un estado de confusión y “no podía más con ellas”.


           Además del pago de las multas, la artista también se sometió a terapia por cleptomanía y cumplió 480 horas de trabajo comunitario a las que fue condenada, las que cumplió en el centro médico City of Hope de Los Ángeles. Winona también declara a la revista que después de lo ocurrido se trasladó a San Francisco para vivir cerca de sus padres y tomó la decisión “consciente de no trabajar”.


         En relación a su familia, revela que la apoyaron en todo momento y que ninguno de sus miembros se enfadó con ella por lo ocurrido, además de explicar que prácticamente no ha vuelto a tomar pastillas desde ese entonces.


DE VUELTA AL RUEDO.


        Lejos de los rumores que la condenaban al exilio de la fama, considerando que su incidente marcaba el fin de su carrera como actriz,Winona tiene previsto volver a la pantalla grande por la puerta grande. Es que si bien en estos años se hicieron populares una decena de actrices, los directores no pueden dejar de pensar en ella a la hora de ponerle el cuerpo a cierto tipo de personajes.


        Por eso, en los próximos meses se estrenarán tres películas que la tienen como protagonista: The ten, Sex and death 101 y The last word, esta última con Ray Romano.


ACERCA DE LA ACTRIZ.


          Parece ser que su nombre está inspirado en su lugar de nacimiento. Pequeña, frágil, de perfil soñador y sonrisa americana, esta actriz, cuyo nombre verdadero es Winona Laura Horowitz, es hija de Michael y Cindy Horowitz y tiene tres hermanas, Sunyata, Jubal y Juri. Sus padres eran activistas políticos y le inculcaron espíritu de libertad, lo que a la larga ha determinado su imagen y la elección de sus papeles. Estudió en la Petaluma High School y en el American Conservatory Theatre, en el que dio sus primeros pasos en la actuación.


           Su debut cinematográfico se produjo en 1986 con Lucas, un largometraje en el que compartió protagonismo con Charlie Sheen, entre otros. Sin embargo, la primera película por la que se la recuerda es El joven manos de tijeras (1990), dirigida por el gran maestro Tim Burton. En este rodaje conocería a Johnny Depp, quien sería después su pareja sentimental durante un par de años (el actor llegó a tatuarse el lema “Winona forever” para demostrarle su amor).


         Pese a su juventud ha coincidido con grandes directores, como Jim McBride, Francis Ford Coppola y Martin Scorsese, y reconocidos actores como Micahel Keaton,Alec Baldwin y Geena Davis en Bitelchus (1988), con Dennis Quaid en Bola de fuego (1989) o con Anthony Hopkins, Gary Oldman (con estos dos actores había trabajado ya en la película de Francis Ford Coppola Drácula en 1992) y Keanu Reeves en La edad de la inocencia (1993) o con Meryl Streep, Glenn Close, Antonio Banderas, Jeremy Irons y Vanessa Redgrave en el largometraje


             La casa de los espíritus, basado en la novela de Isabel Allende. Aunque las opiniones del público se dividen entre quienes la adoran, quienes la ignoran y quienes la detestan por considerarla floja, esta actriz ha conquistado a la industria cinematográfica hollywoodense. Además, ha logrado ser considerada por la crítica especializada como la actriz más carismática de la llamada Generación X; empezó en los años ochenta, consiguió éxito en los noventa y le esperan muchos más en el siglo XXI

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.