access_time 17:59
|
9 de mayo de 2017
|
En el cruce con Paso

No fue una tragedia de milagro: dos policías arrollados en un control vial

<p>Ocurri&oacute; la ma&ntilde;ana de este martes sobre el Acceso Sur, en la mano que va al Centro. El conductor del veh&iacute;culo, de acuerdo con los testigos, le tir&oacute; el auto encima y los embisti&oacute;. Sigui&oacute; la marcha y quiso escapar, pero termin&oacute; aprehendido. Luego recuper&oacute; la libertad.</p>

No fue una tragedia de milagro. Dos policías que se encontraban en un puesto de control sobre el Acceso Sur fueron arrollados la mañana de este martes por el conductor de un auto que al parecer no intentó frenar la marcha en un puesto de control.

Tras el impacto, el sujeto tuvo la intención de abandonar la escena pero no pudo continuar circulando porque se le rompió el auto, un Fiat Palio rojo. Lo aprehendieron y quedó a disposición de la Justicia, pero a las pocas horas recuperó la libertad, contaron fuentes del caso. El resultado del control de alcoholemia dio negativo.

Uno de los uniformados de la Policía Vial sufrió diversas lesiones luego de ser embestido, principalmente en una pierna y una mano, además de la espalda, y tuvo recibir asistencia médica inmediata. Quedó en reposo en su hogar. 

 

Testigos relataron a El Sol que el conductor del Palio se mostró indiferente ante el hecho y las heridas que le provocó a los uniformados, y hasta les contestó de mala forma cuando le preguntaron por qué les había tirado el auto encima. “¿Qué le hacen dos pacos menos?”, disparó irónicamente en relación a los policías heridos. 

La reconstrucción sostiene que tres miembros de la Policía Vial se encontraban, como lo hacen diariamente, trabajando en un puesto de control sobre la ruta 40 y Paso. 

Mientras vigilaban el tránsito en la mano que va hacia el Centro, a las 8.20, vieron que un auto que transitaba a unos 100 kilómetros por hora se cruzó de carril y se dirigió hacia donde ellos se encontraban. Se llevó puestos algunos conos y luego embistió a dos efectivos. 

Los policías le frenaron el paso cuando intentó huir. 

Continuó la marcha y cruzó una pequeña acequia para terminar el periplo unos 20 metros después. 

Tres el hecho, el hombre dijo que se había quedado sin frenos. Sin embargo, las marcas de las cubiertas quemadas sobre la calzada lo dejaron en evidencia y confirmaron lo contrario.

Lo cierto es que, de acuerdo con algunos transeúntes, los policías se salvaron de milagro. “Podría haber sido peor”, lanzó uno de ellos. 

Así quedaron los conos de la policía. 

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.