access_time 22:27
|
23 de abril de 2007
|
|
NEWELL?S - BOCA JUNIORS

No afloja y sigue prendido

El Xeneize derrotó a la Lepra 2 a 1 y continúa siendo el único escolta de San Lorenzo, el líder. Palermo y Palacio hicieron los goles

ROSARIO (TÉLAM). Boca venció 2 a 1 a Newell’s Old Boys, tan merecida como ajustadamente, en un buen encuentro jugado en el Coloso del Parque Independencia y ante unos 35.000 hinchas. El Xeneize construyó la victoria a partir de una buena circulación de la pelota y de generar muchas llegadas, aunque demoró más de un tiempo en conseguirla y terminó pidiendo la hora, porque casi no pateó desde media distancia y las veces que lo hizo agigantó la tarea del arquero paraguayo Justo Villar, la figura de la cancha.

    Quizá un puñado de situaciones sirvan para sintetizar la forma de jugar de Boca: su mejor hombre, Juan Román Riquelme, lo dejó solo a Palermo en el punto del penal, el goleador la paró de pecho y sacó una volea de derecha apenas alta. En otra, Riquelme lo habilitó a Neri Cardozo por la izquierda, quien entró solo y, en vez de patear, le hizo un pase al arquero Villar.

    Newell’s respetó demasiado a Boca en el comienzo, cuando se paró en su campo con cuatro volantes de contención, aunque, después del comienzo, logró salir esporádicamente del dominio visitante con algunas buenas proyecciones de sus carrileros Bernardello y Lucero, quienes patearon en las dos llegadas más claras del local. Boca salió decidido a presionar más en el complemento y el primer gol llegó a los 18’ gracias a un inocente penal del juvenil Héctor Gaitán, que taló desde atrás a Palermo, quien cambió la falta por gol con un zurdazo al poste derecho.

    Los Xeneizes se serenaron con el gol y tocaron bien la pelota pero seguían sin definir las muchas llegadas y recién lo hicieron después de que Gaitán se hizo expulsar por una falta desde atrás. A los 36’, Boselli abrió a Morel Rodríguez por izquierda, envió un centro y Palacio tocó para acercar el resultado a la justicia. Sin embargo, Boca se complicó solo tras una mala salida de Boselli en el último minuto, que se la dejó a Arrieta, este corrió por la izquierda y clavó un buen zurdazo junto al poste siniestro de Caranta. Sólo fue un sofocón que terminó cuando Caranta le tapó una volea de derecha a Aguirre, aunque Boca jugó mucho mejor casi todo el partido y ganó bien, pero terminó pidiendo la hora por no saber definir ni cerrar el encuentro.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.