access_time 18:44
|
13 de octubre de 2009
|
|
LOS AGRESORES ESTÁN PRÓFUGOS

Murió el joven baleado en la cabeza en un confuso episodio en Guaymallén

Luego de agonizar por casi un día en terapia intensiva del Hospital Central, murió ayer por la mañana Emiliano David Úbeda, el joven de 19 años que la madrugada del domingo recibió un disparo en la cabeza, en Guaymallén.

Luego de agonizar por casi un día en terapia intensiva del Hospital Central, murió ayer por la mañana Emiliano David Úbeda, el joven de 19 años que la madrugada del domingo recibió un disparo en la cabeza, en Guaymallén. Fuentes hospitalarias informaron que el estado de salud de la víctima era sumamente grave desde el momento en que ingresó y, a pesar de los esfuerzos de los médicos, falleció producto de la herida. Con respecto a los agresores, fuentes judiciales precisaron que por el momento son muy pocos los datos que tienen y hasta el cierre de esta edición no habían logrado detenerlos ni identificarlos. El único dato certero con el que cuentan los sabuesos es que los homicidas se movilizaban en un Dodge 1500 azul, que todavía no ha sido encontrado.


CONFUSO. Desde que ocurrió el ataque a Úbeda, el caso se presentó sumamente confuso para los pesquisas. Todo comenzó en horas de la madrugada, cuando la víctima se encontraba junto a unos amigos, conversando en la esquina de Echeverría y Alpatacal en Guaymallén. Según precisaron los testigos a los pesquisas, en ese momento apareció el Dodge 1500 azul, desde donde, al menos, se efectuaron cuatro disparos. Uno de esas balas impactó en la cabeza de Úbeda, quien cayó desplomado al suelo. Inmediatamente, los agresores se dieron a la fuga a toda velocidad sin dejar rastros. Por su parte, los amigos de la víctima, desesperados y sin saber qué hacer, dieron aviso al 911.


     El joven fue trasladado de urgencia en una ambulancia del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC) hasta el Hospital Central, donde estuvo internado en terapia intensiva hasta que ayer finalmente dejó de existir. Las fuentes consultadas explicaron que lo extraño del caso es que diez minutos antes de que se produjera el ataque al grupo de amigos, ingresó una llamada al Comando Radioeléctrico, dando cuenta de una riña en esa esquina. Pero cuando un patrullero se movilizó hasta allí, se encontró con Úbeda y sus amigos, quienes les aseguraron a los efectivos que estaba todo tranquilo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.