access_time 21:19
|
29 de noviembre de 2016
|
Homicidio

Murió el chico baleado en la San Martín Sur e investigan si fue por un tema de drogas

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/107/993/001107993.jpg

<p>El joven ten&iacute;a muerte cerebral y dej&oacute; de respirar la tarde de este martes. Se barajan varias hip&oacute;tesis sobre la causa por la que le dispararon. El caso contin&uacute;a sin detenidos y analizan las c&aacute;maras de la zona.</p>

Walter Fabián Quinteros (23) murió la tarde de este martes tras ser baleado en la cabeza la madrugada del lunes a la salida de un conocido boliche de Godoy Cruz. Investigan si el ataque se debió a una deuda con un proveedor de drogas. Además analizan las cámaras de seguridad de la zona para dar con los agresores. 

El ataque tuvo lugar en las inmediaciones de un local bailable ubicado sobre San Martín Sur al 900. Allí, Walter el Porteño Quinteros había asistido la madrugada del lunes.

Alrededor de las 6, cuando el joven ya había salido del lugar,  un automóvil Volkswagen Gol Power gris pasó y le propinó un disparo  mientras estaba junto a un grupo de amigos.

La víctima, oriunda del barrio La Gloria, quedó internada en terapia intensiva del Hospital Central. La bala quedó alojada en su cabeza y le produjo muerte cerebral. Pese a los esfuerzos médicos dejó de respirar a las 19. 

La Justicia comenzó, momentos después del ataque, las averiguaciones para dar con los agresores. Sin embargo, todo se vio dificultado porque no se logró identificar a los testigos presenciales. 

Solamente declaró un amigo, que lo saludó adentro del local Pop & Roll y momentos después escuchó la detonación de arma de fuego. Por lo que no aportó información trascendente.

Una de las hipótesis que se tejen alrededor del caso es que Quinteros trabajaba de cuidacoches en la zona y se dedicaba al narcomenudeo, típica actividad en las zonas de diversión nocturna. Y el ataque fue a raíz de una deuda que el joven mantenía con un proveedor de estupefacientes.

En tanto, otra versión señala que todo se produjo por una riña que empezó dentro del boliche y se trasladó al exterior, terminando de la peor manera. Sin embargo, fuentes ligadas a la investigación no constataron que haya habido una discusión previa al ataque.

Por otro lado, se maneja la posibilidad de que el disparo estuviese destinado a otra persona que en ese momento acompañaba a Walter. Pese a todo, la única certeza que se tiene del caso, que está a cargo del fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, es el modelo y color del vehículo en el que se movilizaban los atacantes, por lo que intentan dar con el mismo.

También analizan cintas de las cámara de seguridad de la zona para identificarlos. Por el momento, la causa continúa sin detenidos ni sospechosos. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.