Alerta de Defensa Civil por tormentas y granizo
access_time 23:22
|
15 de septiembre de 2009
|
|
ANTES DE CALLE ARENALES, EN GUAYMALLÉN

Mujer fue asesinada a balazos en el Acceso Este y su ex pareja se entregó

La víctima fue una contadora de 31 años. A la siesta, el ex marido, un gendarme retirado, la siguió desde el colegio donde ella daba clases y le disparó

    Una contadora de 31 años fue asesinada ayer a la tarde de dos disparos por su ex pareja mientras la perseguía desde otro auto sobre el Acceso Este en Guaymallén. Quien sería el homicida, identificado como Jorge Raúl Bonetto (52), un suboficial retirado de Gendarmería, se entregó voluntariamente ante la ayudante fiscal Mabel Osorio, quien cumple funciones en la Oficina Fiscal Nº 9 de Guaymallén.

    Fuentes de la investigación explicaron que Bonetto es el hermano del esposo de Osorio. La empleada judicial fue la encargada de dar aviso a la Policía, que lo trasladó hasta la Comisaría Novena y posteriormente fue llevado hasta Contraventores, donde permanece alojado (ver aparte). Por su parte, la víctima, María Valeria Fontagnol, quien, además, se desempeñaba como docente de un colegio secundario en Guaymallén, falleció tras ser alcanzada por dos proyectiles que le impactaron en la cadera y la cabeza. Producto de esto, la mujer, que circulaba en un Renault 9 –patente AKB781– en dirección este-oeste, perdió el dominio del vehículo y cayó al parque ubicado sobre la lateral norte del transitado acceso, donde impactó contra un árbol.

    “A pesar de los balazos, la mujer continuaba con vida para cuando llegamos, y a los pocos minutos murió”, señaló una alta fuente policial, que agregó que la víctima “tenía como convulsiones y temblaba”. En pocos minutos, el lugar se llenó de uniformados y gran cantidad de curiosos se arrimaron al vallado policial para ver qué había pasado.

UNA CACERÍA. Fuentes judiciales y policiales informaron que todo comenzó a las 15.15, cuando el Fiat 128 –patente VLS989– color crema de Bonetto comenzó a perseguir al vehículo de su ex pareja y madre de su hijo, de dos años, a toda velocidad por el Acceso Este, a unos 200 metros de la bajada a calle Arenales, en Villa Nueva, Guaymallén. Testigos señalaron que, en ese momento, el suboficial retirado le dio alcance a Fontagnol y se le puso a la par. Y, para sorpresa de todos los automovilistas que circulaban por ahí, el hombre le arrojó el auto encima y esgrimió su pistola reglamentaria –Tander calibre 40– y efectuó al menos cuatro disparos contra su ex pareja.

    Dos de los proyectiles impactaron a la mujer (cabeza y cadera), mientras que los restantes dieron en la puerta del conductor y en el parante del Renault 9. Mal herida, la profesional perdió el dominio del auto y se precipitó hacia la lateral norte de ese acceso, donde se detuvo sobre el parque ubicado a pocos metros del puente de Arenales. En un primer momento, el hecho se tomó como un trágico accidente de tránsito en el cual la víctima, por razones desconocidas, había perdido el control del auto. Pero cuando los investigadores se acercaron al rodado se dieron cuenta de que estaban frente a un homicidio.

    Fontagnol quedó recostada de perfil sobre el asiento del acompañante, rodeada por un charco de sangre. El auto quedó dañado en un costado debido a que impactó contra un árbol. En cuanto a la posibilidad de que la víctima hubiera ido con un acompañante en el auto, los pesquisas casi lo han descartado. “Es muy poco probable, porque cuando llegamos, la cartera de la mujer estaba apoyada en el asiento del acompañante y llena de sangre, lo que nos indica que en ese asiento no había nadie. Igualmente existe la posibilidad. Recién estamos en los primeros pasos de la investigación”, manifestó uno de los detectives.

    A los pocos minutos, varios efectivos y personal de Policía Científica se hicieron presentes en el lugar. También estuvieron siguiendo de cerca el caso varias autoridades del Ministerio de Seguridad, como el jefe de Gabinete, Eduardo Bauzá, y el director de la Policía, Juan Carlos Caleri. En lo que respecta a los dos protagonistas de la historia, trascendió que desde hacía un tiempo habían dejado de convivir. Bonetto vivía en una casa en Rodeo de la Cruz, mientras que su ex mujer era oriunda del barrio Covimet IV, en Godoy Cruz.

PASÓ A DELITOS ESPECIALES. Si bien el crimen de Fontagnol está prácticamente esclarecido, ya que el presunto homicida se entregó, la investigación, que debería estar a cargo del personal de la Oficina Fiscal Nº9 de Guaymallén, pasó a manos del fiscal especial, Eduardo Martearena. Según explicaron las fuentes, esto ocurrió porque, al estar involucrado un ayudante fiscal (Mabel Osorio) de esa dependencia judicial, esa oficina no está en condiciones de llevar adelante la instrucción. Durante la tarde de ayer, Martearena tomó testimoniales a los testigos del caso y en las próximas horas será indagado el sospechoso.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.