access_time 21:22
|
25 de julio de 2006
|
BOLIVIA

Morales pidió ayuda externa en la lucha antidroga

El presidente boliviano dijo que es necesaria la colaboración, pero sin chantajes. Aseguró que el problema no sólo es boliviano sino de la comunidad internacional

        Bolivia necesita ayuda internacional en la lucha antidrogas pero “sin chantajes”, afirmó ayer el presidente de Bolivia, Evo Morales, en una clara alusión a la cooperación de Estados Unidos con país andino en ese campo. Morales participó, ayer en La Paz, del 19º aniversario de la fundación de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), un cuerpo policial contra el que, hasta hace poco, estaba enfrentado como líder sindical de los cultivadores de coca de la región del Chapare, en el departamento central de Cochabamba.


       El gobernante socialista agradeció a la FELCN sus esfuerzos en el combate al narcotráfico y abogó porque los agricultores que cultivan esta planta y los agentes antidrogas colaboren para eliminar esa lacra. “El tema del narcotráfico nos tiene enfrentados, a veces, entre hermanos dentro de nuestra sociedad”, se lamentó. Sostuvo que la creación de la FELCN, en los años 80, demuestra que “antes no había este problema ilegal. Es un problema importado desde afuera” y “no es solamente de los bolivianos, sino de la comunidad internacional”, afirmó.


       Destacó el reconocimiento de la ONU a la lucha del país contra el narcotráfico, en referencia al último informe del organismo multilateral, de junio, que indica que en el 2005 los cultivos de coca descendieron 8 por ciento. “De verdad necesitamos la cooperación internacional de carácter incondicional, sin chantajes”, dijo Morales al criticar las políticas de “certificación o descertificación en la lucha contra el narcotráfico”, mecanismos de control creados por EEUU. El Gobierno de Washington contradijo el estudio de la ONU y señaló que, según sus investigaciones, en lugar de disminuir, el pasado año las plantaciones de coca aumentaron 8 por ciento.


       Aunque el mandatario es uno de los principales defensores de la coca, materia prima de la cocaína, pero cuya hoja es usada por los indígenas bolivianos con fines rituales, alimenticios y medicinales, ayer reiteró que su meta es llegar a “cocaína cero”. En ese sentido, subrayó la reciente creación de una secretaría antidroga en una de las federaciones sindicales de cocaleros del Chapare, escenario de sangrientos enfrentamientos entre los agricultores y las fuerzas del orden hasta hace apenas dos años. A finales del 2004, el ex presidente Carlos Mesa llegó a un acuerdo con los campesinos de esa región, que se comprometieron a mantener un nivel máximo de plantaciones y erradicar los excedentes.


      Morales ha profundizado ese acuerdo, gracias al cual, en lo que va del año, se han destruido 2.000 hectáreas, dijo el actual gobernante.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.