access_time 09:52
|
22 de junio de 2020
|
|

Estilo y consumo consciente

Moda circular: ¿una tendencia que se impone?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1592829650819moda-circular-tapa.jpg

Por qué y cada vez más los consumidores buscan ‘alargar’ la vida de sus prendas.

En la primera parte del siglo XXI la industria de la moda tuvo un éxito desmedido. Debido a la reducción de costos de producción, al volverse más eficiente en sus operaciones y al aumento del consumo, la producción de indumentaria se duplicó desde el año 2000 al 2014.

Sin embargo, la forma en la que se producen en la actualidad las prendas está lejos de ser sostenible, lo que sin duda conlleva a un enorme desafío hacia el futuro.

El “fast fashion” o moda rápida se impuso como forma de vida, repitiendo el ciclo comprar-usar-desechar en menos de 6 meses o 7 usos, promedio. Los consumidores conservan las prendas casi la mitad del tiempo del que lo hacían hace 15 años. Algunos tratan a la ropa de menor valor casi como descartable y se deshacen de ellas después de solo siete u ocho usos.

En el otro extremo de este modelo lineal, encontramos un nuevo paradigma: la moda circular, dónde, en una economía circular, la ropa, los textiles y las fibras nunca terminan como desperdicios.

El modelo circular tiene en cuenta las necesidades del negocio, pero también los costos ambientales y sociales de la producción.

Por un lado, está la industria textil trabajando para reinventarse y no esperar al rechazo del consumidor para mejorar el impacto en el medio ambiente; por ejemplo en H&M, hay una campaña que invita a los compradores a llevar sus prendas usadas que serán tomadas como crédito para una nueva compra.

Y también está el movimiento compra-venta de ropa usada,como respuesta de los consumidores al haber tomado consciencia del círculo vicioso en el que estaban inmersos.

En locales de ropa usada o “vintage”  muchas veces es posible encontrar prendas de marcas internacionales, que son majestades de la moda rápida, como Zara o H&M colgadas en los percheros junto a un saco Chanel o un vestido Rabanne de los años ’60; y todas las prendas están compartiendo el circuito de una moda sustentable y más consciente, sin importar su origen inicial.

Lo más interesante es que conecta argumentos que enfrentan la tradicional y la tecnología, lo sintético y lo biológico, lo rápido y lo lento. Entonces todos pueden colaborar con este modelo; es decir que en el propio guardarropas, pueden coincidir prendas “fastfashion” y prendas recuperadas.

La idea es que el desecho de prendas se evite tanto como sea posible, ya sea reciclándola, reutilizándola  vendiéndola, reparándola, modificándola o usando una parte de la misma para crear una nueva.

 

Por: Maria Malgor Coussirat. Asesora de Imagen. malgorconsultora@gmail.com IG: @mariamalgorcoussiratok / Fuente: bioguia y fashion revolution

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.