access_time 20:33
|
12 de noviembre de 2009
|
|
ENDEUDAMIENTO

Mientras Jaque pujaba por destrabar fondos, Racconto tenía una cita con Cobos

Los dos fueron a Capital Federal pero, sorpresivamente, el vicegobernador pidió ver a Cleto aunque luego no apareció.

    Aunque parezca ilógico, sucedió y despertó un profundo malestar en el entorno del gobernador. Es que las fórmulas con independientes o extrapartidarios parecen todas encaminadas hacia el mismo fin: el fracaso estrepitoso. Así, mientras Celso Jaque intentaba conseguir financiamiento en la Nación para descomprimir las complicadas finanzas de las comunas y también de la Provincia, su vice, Cristian Racconto, sorprendió otra vez al volar a Capital Federal y pedirle al vicepresidente Julio Cobos que le diera una entrevista para acordar un mecanismo de trabajo conjunto y así conseguir fondos para Mendoza. Además, le plantearía los perjuicios de la promoción industrial.
     La noticia causó sorpresa y hasta arrancó más de una sonrisa. En el cuarto piso de la Casa de Gobierno no se sabía bien si se trataba de una broma de mal gusto o era parte de la realidad que vive la política mendocina. Pero cerca del mediodía, cuando se confirmó que Cobos atendería a Racconto en su despacho a las 15, la noticia exacerbó los ánimos de los laderos de Jaque, que por esas horas peleaban a capa y espada contra los caciques opositores y hasta oficialistas en una lucha descarnada en la que cada uno pretendía llevar más agua para su molino y, de hecho, no se alcanzó ningún acuerdo (ver página 2). “Esta es la última de este chico” y “por fin se animó a blanquear su traición a Celso (Jaque)” fueron sólo dos de las frases que se escucharon en el círculo íntimo del gobernador, aunque también se vio a quienes vienen ninguneando a Racconto desde el primer día que apareció en la foto conformando la fórmula oficial para competir por la Gobernación de la provincia, allá por el 2007.
     A esa misma hora, a las 15, voceros del vicepresidente confirmaban la reunión –en principio secreta– en el Congreso de la Nación. Desde Capital Federal se limitaron a responder que el cónclave había sido pedido por Racconto durante la mañana de ayer y que el vicepresidente estaba dispuesto a atenderlo, “como a cualquier mendocino”. Sin embargo, Cobos lo esperó hasta poco después de las 15 –hora en que comenzaba la sesión del Senado–, pero Racconto nunca llegó.
SECRETO. Muy temprano en la mañana, cuando el vicegobernador iba a tomar el avión, un periodista lo abordó en el aeropuerto, y con su habitual discurso conciliador se limitó a decir que volaba a Buenos Aires “para tratar de reunirse con senadores de todos los bloques” para comentarles cuál es la posición de Mendoza en torno a la promoción industrial y “aclarar que esta postura no tiene nada que ver con reprochar o negar beneficios que otras provincias ya tienen”, demostrando una vez más que no sabe a ciencia cierta que la promoción terminó hace años y lo que rige actualmente es un diferimiento del que gozan departamentos de todo el país, entre los que hay seis mendocinos.
     A pesar de haber llegado a Capital Federal cerca del mediodía, pudo ingresar al Congreso recién a las 15.15, según él mismo contó a este diario. Negó haber solicitado la audiencia con Cobos, señaló que nunca se le cruzó la idea de hacerlo y descartó que se tratase de una operación política en su contra. Con quienes sí se reunió Racconto fue con la senadora peronista Mónica Troadello, el radical Ernesto Sanz y la justicialista disidente Hilda Chiche Duhalde. Así, sin entender demasiado que la promoción industrial ya se terminó –y que lo que rige hoy por hoy es un diferimiento impositivo para las comunas menos desarrolladas–, lo que Racconto planeó, no concretó y luego negó, fue llevar su reclamo a la Vicepresidencia; pero también entregar documentación a los legisladores nacionales sobre una especie de asamblea “antipromoción” a la que no fueron peronistas y que pasó sin penas ni glorias por un salón de la Legislatura el viernes.
EN BUSCA DE AUXILIO. Jaque viajó este martes en medio del más estricto hermetismo, propio de sus últimas escapadas. Es que por la noche tenía previsto reunirse con el ex presidente Néstor Kirchner, con quien se estaría ensayando algún tipo de ayuda para la Provincia que permitiría mitigar –al menos en parte– las ahogadas cuentas. A poco más de 10 cuadras de donde estaba Racconto, el gobernador mostraba otra vez su apoyo incondicional a Cristina Kirchner. Por esto llegó hasta la Casa Rosada para firmar el convenio por la asignación universal que se anunció la semana pasada. En este escenario, cada vez más empañado, la maniobra que ha encarado el Ejecutivo para intentar abroquelar la voluntad de los intendentes y así destrabar definitivamente el endeudamiento, tendrá un nuevo capítulo hoy: a partir de las 10, los caciques vuelven a Casa de Gobierno, y, con o sin Jaque, intentarán destrabar la negociación

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.