access_time 18:33
|
29 de junio de 2020
|
|

En foco

Mientras asoma el MendoExit, Suarez debe repensar otra provincia y otro gobierno

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1593209564043suarez%20coirco.jpg

La sorpresa del gobernador por el monto que le acreditó la Nación y la necesidad de resetear la provincia con nuevas medidas que eviten la parálisis económica.

“El ministro del Interior Wado de Pedro y su par de Economía, Martín Guzmán, firmarán con el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, un acuerdo para otorgar una ayuda financiera de 3.000 millones de pesos, en el marco del Programa para la Emergencia Financiera Provincial por la pandemia de coronavirus. La actividad tendrá lugar en el Salón de los Científicos”. Así, en esos términos, inequívocos y precisos, se informaba a la prensa, el viernes pasado que en ese encuentro que se realizaría a las 15.30, Suarez con los dos ministros nacionales, De Pedro y Guzmán, firmaría la promocionada asistencia financiera a Mendoza.

La provincia había solicitado un poco más de 5.200 millones de pesos. Desde la Nación se confirmaba, por medio de ese parte de prensa oficial, que serían 3 mil millones los que se facilitarían. Un día antes, en Mendoza, fuentes del peronismo con llegada a los más altos niveles del Ejecutivo nacional aseguraban que los millones aprobados para la provincia serían alrededor de 3.500 millones. Unas horas antes de que la firma del préstamo se concretara, Suarez no quería aventurar la cantidad de fondos a los que accedería la provincia, pero sí tenía en claro algo: que si lo que le facilitaban ascendía a los 3 mil millones o más, le ordenaría a su ministro Hacienda, Lisandro Nieri, que modificara el cronograma de pagos de los aguinaldos a los empleados públicos que comenzará en septiembre próximo.

Es que si recibía 3 mil millones alcanzarían la suma de los 10 mil millones de pesos que componen el pago de los salarios ordinarios, que se liquidan este martes y que alcanzan a los 7 mil millones de pesos, y lo necesario para el medio aguinaldo, los 3 mil restantes que se firmarían.

Grande fue la sorpresa para Suarez cuando, frente a De Pedro y Guzmán, vio en la planilla que lo que terminaría liberando la Nación era de 1.900 millones de pesos. “No podía creer eso. No se entiende nada”, diría Suarez, durante el fin de semana y ya en Mendoza, cuando comenzaba a caerle la ficha de todo lo ocurrido en un viernes para el olvido, literalmente. Ese día, el último hábil de la semana pasada, Mendoza sería duramente golpeada en su intento por construir la presa Portezuelo del Viento, sobre el río Grande, en Malargüe.

¿Es posible dejar la Argentina y que Mendoza vaya en búsqueda de su propio destino, en solitario, viviendo de lo suyo y dejando para siempre las turbulentas y tramposas relaciones con la Casa Rosada y con ese puerto de Buenos Aires que se ha convertido en una trampa para el crecimiento del resto del país? ¿Se puede seguir avanzando con esa historia del MendoExit en verdad, o simplemente se trata de una aventura romántica, o bien de una manifestación, de una exteriorización del hastío que se ha venido acumulando por décadas ante el destrato nacional y ese desprecio del puerto por considerar a Mendoza una provincia rica y altanera rodeada de vecinas pobres, sin recursos y minusválidas? Sí, por qué no, todo es posible.

Pero en lo que no puede perder tiempo Suarez, hoy al frente del gobierno provincial, es en la búsqueda de un camino que le permita más temprano que tarde reiniciar su administración, resetearla, y concentrarse en la puesta en marcha de nuevas medidas que eviten la parálisis total del motor económico. A esta altura de las circunstancias quién puede negar que el inicio de la gestión de Suarez ha sido ya el más traumático de todos los que han transcurrido desde 1983 a esta parte y eso sin siquiera tener en cuenta la pandemia de coronavirus que la aguardaba desde marzo en adelante, apenas terminada la Fiesta Nacional de la Vendimia que es histórico y tradicional es una fecha en la que, a partir de ahí, todo comienza en Mendoza.

Y lo que comenzó no fueron más que una sucesión de malas noticias que se habían evidenciado con aquel brote antiminero que impidió la modificación de la Ley 7722. Y hoy, luego de confirmadas las trabas a Portezuelo y la nula predisposición de la Nación a asistir a la Provincia ni siquiera teniendo en cuenta los mismos parámetros fijados por el propio gobierno nacional, Suarez debe replantearse cómo seguir con lo poco que tiene alrededor. Y más allá de un programa económico de asistencia a las Pymes en el que ha estado trabajando el ministro Enrique Vaquié, y que se pensaba lanzar por estos días como complemento del plan nacional de recuperación económica –que todavía no aparece–, el gobierno de Suarez no parece contar con nada a mano de dónde tomarse para seguir adelante.

En ese panorama desolador, vuelve a tomar valor y a rondar la Casa de Gobierno el no tan viejo proyecto minero San Jorge, de cobre y oro, ubicado en Uspallata. Quienes lo mantienen con vida lo han adaptado, afirman, a los parámetros de la 7722, con lo que no debiese tener inconvenientes para que se reavive. Mucho menos soberbio y más humilde que Portezuelo, pero impactante de igual forma, el proyecto San Jorge, una vez listo, podría emplear a unas 2 mil personas o más en su etapa de construcción y no menos de 400 durante un período de explotación que en su momento se había calculado en 15 años. 

Obligado por las circunstancias, está claro que Suarez tiene que buscar otro destino y otros caminos a los que había imaginado cuando asumió, en diciembre pasado. En la Nación no conseguirá nada, o muy poco, insuficiente como aquellos 1.900 millones de pesos. La oposición tampoco parece estar muy preocupada por el mal destino del gobierno; un gobierno del que dice que pasa por lo que pasa por obra y gracia de su anterior administrador Alfredo Cornejo. Y en clave política, mucho de lo que hoy está ocurriendo con la aparición flamígera del látigo nacional, es el consuelo de no pocos dentro del gobierno ya tienen: una campaña electoral del año que viene gratis y sin demasiado esfuerzo por ser creativos.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.