access_time 09:17
|
30 de noviembre de 2009
|
|

México y Calderón ya piensan en el 2012

Felipe Calderón comienza mañana la segunda mitad de su gobierno con un cóctel de desafíos que van desde mostrar logros en la lucha contra el narcotráfico hasta aplacar los efectos de la crisis mundial en el bolsillo de los mexicanos.

    Felipe Calderón comienza mañana la segunda mitad de su gobierno con un cóctel de desafíos que van desde mostrar logros en la lucha contra el narcotráfico hasta aplacar los efectos de la crisis mundial en el bolsillo de los mexicanos. Calderón, quien asumió la presidencia en el 2006 por un único período de seis años, es el segundo presidente consecutivo del conservador Partido Acción Nacional (PAN). Lo que haga en los próximos 24 meses definirá la sucesión del 2012 a favor o en contra de su partido.

    La falta de empleo, la pobreza y la violencia del crimen organizado, con un récord de más de 13.000 asesinatos en el actual gobierno, tienen molestos a varios sectores de la sociedad. Calderón dedicó la primera parte de su mandato a combatir el narcotráfico, y el miércoles anunció que la prioridad para los años restantes será “la reducción determinante de la pobreza”, que afecta a 47 por ciento de la población y a 18 por ciento en forma extrema. Aunque el presidente mexicano dijo que quedan “largos tres años” por delante, el calendario político mexicano indica que la segunda mitad de un gobierno es mucho más corta que la primera, porque los tiempos se aceleran en pos de la sucesión.

    Y lo sabe Calderón, que fue “destapado” como precandidato del PAN cuando apenas comenzaba la segunda mitad del mandato de Vicente Fox. En este contexto, analistas y encuestas hacen sus proyecciones y señalan que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene posibilidades de volver a la presidencia. El PRI ganó en julio las elecciones legislativas de medio término. El año próximo habrá comicios estatales en más de la tercera parte del país y servirán también para medir el pulso de las urnas.

    “El PRI está muy posicionado”, dijo a DPA el analista político José Antonio Crespo. “Si nadie se le pone enfrente fuerte, desde la izquierda o desde el PAN, algo que no es imposible que ocurra pero se ve difícil, tiene buenas probabilidades de regresar al poder”. A su vez, la izquierda, golpeada por sus propias divisiones, acomoda piezas para ir por el puesto de Calderón. En el 2006, el candidato de centroizquierda Andrés Manuel López Obrador, quien era favorito, quedó a milímetros de Calderón (0,56 puntos) en el conteo final y denunció fraude.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.