access_time 07:16
|
23 de mayo de 2019
|

¿Mesas afuera? El dilema de los bares en Ciudad por los costos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1558455429680mesas%2C%20veredas%2C%20impuestos%20(1).jpg

El sector considera que el cálculo es elevado, por lo que algunos quitan el mobiliario o lo reducen. La Comuna capitalina señala que en invierno el cobro es 80% más bajo.

A la hora de entrar a un bar, restaurante o café, los clientes tienen habitualmente dos opciones para elegir dónde sentarse: adentro o afuera. El problema para los que manejan los negocios es que esta última opción tiene un costo difícil de afrontar, según reclamaron desde este sector.

La tasa por tener mobiliario en la vereda se maneja en Unidades Tributarias Municipales (UTM), que cuestan $3,50, por lo que según los metros cuadrados que se ocupen, se puede llegar a cobrar a partir de los $1.000 pesos por mesa. A esto se le debe sumar lo que cueste adaptar la superficie exterior, como tener que poner un deck para usar sobre la acequia, junto con el resto de los gastos.

Al respecto, desde la Municipalidad de Ciudad respondieron que, en primer lugar, desde mayo a agosto se implementa el valor de invierno en la tasa, que se reduce un 80%, según explicó la secretaria de Gobierno, Natacha Eisenchlas. "A principio de año tuvimos una serie de reclamos por este tema, pero se llegó a un acuerdo dialogando con un grupo de comerciantes", señaló.

Incluso en la comuna aseguraron que se busca flexibilizar la situación y comprender el contexto en el que se encuentra el sector gastronómico. 

Sin embargo, algunos dueños de establecimientos agregaron que la tasa disminuye al mismo tiempo que la clientela y quienes buscan sentarse afuera. Maha Santos, una de las propietarias de Govinda, sobre calle Colón, criticó que debía pagar 27 mil pesos por tener mesas en la vereda, por lo que optó por quitarlas.

"Pagaba tres veces más por esas ocho mesas que por el alquiler del local. No pasó nada con eso, algunos están pagando menos y no pasa nada con ellos, pero nosotros no tuvimos otra solución", reclamó Santos.

¿Lo vale?

Fernando Barbera, presidente de la sede mendocina de la Asociación de Empresarios Gastronómicos y Hoteleros de Argentina (Aegha), explicó que se está trabajando en un estudio para determinar si el valor de las tasas está desproporcionado.

"Tener las mesas afuera es algo por lo que se debe pagar, en eso estamos de acuerdo. El punto de la discordia es cuánto. Estamos viendo las tasas de otros municipios e incluso de otras provincias. En lo que tenemos hasta ahora, vemos que en otros departamentos es más barato", informó Barbera.

El empresario resaltó que la gastronomía está enfrentando una baja en la rentabilidad de los negocios, sumado a la presión impositiva. "Pensamos pedir que la rebaja se extienda seis meses en lugar de cuatro para poder afrontar los gastos. Para eso es el estudio que estamos realizando", señaló.

Quienes más dificultades encuentran son los negocios nuevos, que deben sumar un gasto más desconociendo cuánto será el estimado de flujo de dinero entrante. Camila Briffi, dueña de Coffee and Meeples, ubicado en calle San Lorenzo desde hace dos meses, señaló que no es conveniente realizar el trámite para tener las mesas afuera en invierno.

"Sabemos que la gente quiere estar adentro. En verano podríamos considerarlo, pero si todos los meses hay que pagar 1.000 o 1.500 pesos, se tiene que seguir con lo que hay", evaluó.

A su vez, José Pucciarelli, dueño de Café Colón, que empezó a funcionar hace poco en esa avenida, señaló que todavía no tiene que pagar por las mesas en el exterior, elemento que considera necesario para mostrar que existe un nuevo lugar gastronómico en el sitio.

"Estamos haciendo un estimado, porque hay menos gente en la calle, pero necesitamos las mesas. Depende de cuánto nos digan que tenemos que pagar, será cuántas tendremos que sacar o si podremos dejarlas", adelantó.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.