access_time 16:29
|
17 de mayo de 2022
|
|
Tercera edad

Razón de vivir: padecieron la cuarentena y ahora celebran "volver a la normalidad"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1652806792734Adultos%20mayores%2C%20tejen%2C%20escarapelas%20(5).jpg
Los adultos mayores de diferentes centros vivieron una jornada entre el tejido y el folklore.

Un centenar de adultos mayores de diferentes departamentos se reunieron en el estadio Vicente Polimeni con el objetivo de tejer escarapelas para donar a las escuelas.

"Esto es un resurgir, es un volver a nacer tras dos años de encierro por la pandemia". Así definió la juntada Darío, uno de los pocos hombres que se animó a ser parte de "Tejiendo patria", un evento que se realizó en el Estadio Vicente Polimeni de Las Heras y que reunió a adultos mayores de toda la provincia. 

La finalidad consistía en tejer unas 3.500 escarapelas para luego donar a estudiantes de los colegios de ese departamento. La convocatoria fue exitosa y, desde las 10, cientos de mujeres y hombres se apostaron en la sede. Con mate, café, bizcochuelo, pastelitos y mucho más, los protagonistas del encuentro se dispusieron a vivir una jornada distinta.

Instalados en largos mesones y con música de fondo, los adultos mayores pusieron manos a la obra y comenzaron a tejer. "Hace falta recuperar el espíritu patriótico y con esta actividad vamos a colaborar, justo, en el Día de la Escarapela que se conmemora este miércoles".

48 años de amor y algo más

Entre los cientos de personas que se encontraban en el recinto estaban Graciela (70) y Darío (73). Ellos comparten sus vidas hace 48 años, tienen tres hijos, siete nietos y el tiempo nunca les impidió seguir siendo "novios eternos".

"No sabemos lo que es caminar por la calle sin darnos la mano. Nuestra relación siempre fue igual y se basó en el amor, la tolerancia, el respeto y el compartir", contó Darío mientras tejía sus primeras escarapelas.

La pareja baila folclore desde hace 20 años y entiende que realizar este tipo de actividades los mantiene vivos. "Lo pasamos muy mal durante la pandemia. Fueron dos años de mucho encierro porque somos pacientes de riesgo y hoy sentimos que resurgimos", advirtió él.

Por su parte, Graciela expresó que siempre buscaron actividades para hacer juntos: "Siempre dijimos que no queríamos ser una carga para nuestros hijos y por ello empezamos a bailar y nos prendemos en todos los encuentros que existan para los adultos mayores".

Amigas, en las buenas y malas

En el recinto también se encontraban cuatro amigas muy concentradas en su trabajo. "Hace tiempo que tejemos, pero es la primera vez que hacemos escarapelas, por lo que estamos un poco nerviosas, pero felices de volver a reencontrarnos", contó entusiasmada Stella Maris.

Junto a ella estaban Mabel, Natalia y Marcela, una mujer de 52 años que le está dando batalla al cáncer. "Esta es una de mis primeras salidas tras la pandemia y la celebro con mucha alegría. Tengo cáncer de mama, hace poco perdí todo mi pelo y ahora estoy a la espera de la operación", dijo.

Mientras preparaba un café para tomar y compartir con sus amigas, Marcela, madre de tres hijos, contó que la fortaleza la encontró en Dios y en sus amigas.

"Son mi sostén, las que me alientan y me ayudan a no bajar los brazos, ellas y este tipo de actividades son mi cable a tierra. Poder estar acá lo tomo como una bendición de Dios, celebro cada segundo", manifestó emocionada.

Francisca, la reina del Polimeni

Cuando pisó las instalaciones del Polimeni, la gente empezó a aplaudirla y a corear su nombre. Francisca llamó la atención de todos, lucía un sombrero color camel en su cabeza, pantalones oxford y unos tacos con plataforma.

"Fui dos veces reina de la Vendimia de los Adultos Mayores y por eso la gente me reconoce", contó sonriente y agregó: "Este cariño es un bálsamo a mis 80 años".

Francisca tuvo una vida muy sufrida desde su infancia. "Cuando tenía 7 años, mi padre estuvo internado por casi un año y medio. En ese entonces, mi madre que hacía trabajos de costura hizo lo imposible para darnos de comer. Los vecinos nos ayudaron mucho. A esa edad empecé a tener mis primeros trabajos como ayudante de mi mamá", contó.

Pasó el tiempo y a los 14 años se recibió de diseñadora. "Hasta la semana pasada estuve confeccionando vestidos de novia. Trabajé con los grandes de Mendoza como Norma López y Ariel Quintana, entre otros. Siento que soy una bendecida de esta vida", refirió.

Francisca asistió al "Tejiendo Patria", pese "a todos sus achaques", como ella misma dijo. "Hace años que estoy luchando contra el cáncer. Le he ganado batallas, pero sigue en mi cuerpo y acá estoy. Siete operaciones he tenido y sigo viva, celebrando la vida. Estas actividades son las que me dicen que vale la pena la lucha", reflexionó.

Blanca y Nélida, las más divertidas

La vida de ambas tampoco fue color de rosa, sin embargo, encontraron la manera de salir adelante a través de la participación en diferentes asociaciones de adultos mayores.

Blanca tiene 74 años, es viuda y tiene un hijo de 37 años. Es la presidenta de la asociación "Sé feliz", destinada a adultos mayores. "Siempre me dediqué a la docencia y acá siento que estoy en un mundo especial. Capacito y ayudo a mujeres a tejer y realizar diferentes actividades", expresó.

La particularidad de Blanca es el modo de enfrentar la vida. "Siempre me gustó innovar y en abril, cuando cumplí los 74 años, decidí teñirme un mechón de mi pelo fucsia. Al principio muchos se sorprendieron, incluso mi hijo, pero luego me dijeron que si eso me hacía feliz que siguiera así", contó.

Nélida es otra de las que le puso color a la juntada. Y es que decidió llevar una peluca y así levantarle el ánimo a quien estuviera mal.

"Tengo 60 años y estuve muy depresiva tras perder a mi marido, hace 14 años. Lejos de tirarme a una cama, me metí en el Centro Nuevo Horizonte y allí encontré mi cable a tierra. Pasé por muchos problemas, pérdidas importantes, incluso, la enfermedad de uno de mis nietos, pero mi mirada hoy es otra. Enfrento la vida con otro espíritu", expresó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.