access_time 17:30
|
4 de julio de 2022
|
|
Informe

Potrerillos está en "emergencia", pero el Gobierno dice que "no hay situación de riesgo"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1656955941003Potrerillos%202.jpg
Hay nueva fecha para abrir las compuertas, lo que traerá complicaciones en el suministro de agua potable.

Un documento oficial advierte sobre el nivel de sedimento acumulado en el dique. A mediados de mes volverán a abrir las compuertas para limpiarlo.

Un informe que la Dirección de Hidráulica envió recientemente a diferentes organismos, destaca que el dique Potrerillos se encuentra "en estado de emergencia" debido al nivel de sedimento acumulado en el Descargador de Fondo (DDF). Sin embargo, desde el Gobierno relativizan el impacto que provoca la letra fría del documento oficial y aseguran que "no hay situación de riesgo" en la presa ubicada en Luján de Cuyo.

El DDF es un componente clave del dique, diseñado para permitir el vaciado rápido del embalse desde su nivel máximo hasta la mitad de la altura en un tiempo no mayor a los 10 días. En este sentido, para garantizar el correcto funcionamiento de la presa, periódicamente se llevan a cabo maniobras para liberar sedimentos y desobstruir ese órgano principal.

Una inspección subacuática desarrollada en marzo pasado con un vehículo operado remotamente (ROV), arrojó que Potrerillos se encuentra en estado de emergencia justamente por el alto porcentaje de obstrucción en la embocadura del DDF. Por tal motivo, el 12 de marzo se desarrollaron maniobras de limpieza, a través de la apertura de las compuertas, que fuentes oficiales calificaron como un "éxito".

En ese momento se liberó un caudal de 150 metros cúbicos por segundo (m3/s), logrando que el nivel de sedimentos descendiera aproximadamente un metro, sin que se afectaran las plantas potabilizadoras ubicadas aguas abajo. "La presa de Potrerillos está en muy buenas condiciones en todo sentido. El mantenimiento continúa y seguramente haremos una nueva apertura en invierno", anticipaba entonces el ministro de Infraestructura, Mario Isgró.

Esa apertura ya tiene fecha: se realizará entre el 18 y 22 de julio. Y también una explicación: la necesidad de liberar aún más el principal órgano evacuador de la presa. La intención es que el nivel de sedimentos baje al menos un metro y medio más, por lo que la erogación de caudal será superior (250 m3/s) en comparación con la ejecutada en marzo.

Las maniobras extraordinarias no sólo incluirán la apertura de compuertas. También se efectuará una batimetría completa (relevamiento topográfico del fondo del embalse), y otras dos localizadas, una antes y otra después de la apertura, para medir la efectividad de la operación de remoción de sedimentos.

La operación podría generar inconvenientes en las plantas potabilizadoras, por lo que se espera que el Gobierno y otras entidades involucradas (Defensa Civil, AYSAM, Irrigación, Secretaría de Ambiente y municipalidades de Maipú y de Luján de Cuyo, entre otras) adviertan sobre la necesidad de realizar un uso responsable y solidario del agua potable.

Esta semana, los responsables de esos organismos mantendrán un encuentro para coordinar las acciones conjuntas y definir los detalles de la próxima maniobra.

"No hay situación de riesgo"

"Evaluamos constantemente las condiciones y la seguridad de la presa", comentó Yamila Arnosti, directora de Hidráulica, quien explicó que el programa de mantenimiento para "garantizar que todos los órganos funcionen" involucra lógicamente la limpieza periódica del DDF.

Según Arnosti, la maniobra programada para mediados de este mes "nos dará una ventana de tiempo hasta el verano". Y agregó que "no hay situación de riesgo" en Potrerillos.

Así las cosas, la funcionaria aclaró que el "estado de emergencia" que menciona el documento oficial es solamente una definición técnica, pero insistió que "no significa que la presa esté en peligro".

Arnosti, además, destacó la importancia de las inspecciones realizadas con el robot subacuático. Se trata de una tecnología de última generación que permite analizar el comportamiento del Descargador de Fondo y calcular la erogación de caudal necesaria para liberar el sedimento acumulado y, de esta forma, garantizar el correcto funcionamiento del dique.

El Gobierno le solicitó al Consorcio de Empresas Mendocinas para Potrerillos (Cemppsa) la utilización de nuevas tecnologías para llevar adelante un análisis más sofisticado de este órgano de seguridad de la presa. Inicialmente, estaba previsto realizar el primer estudio con el ROV en agosto de 2021, pero a raíz de la pandemia y de otras complicaciones para traer el robot desde Chile, se postergó para marzo de este año.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.