access_time 09:22
|
12 de enero de 2022
|
|
Versiones cruzadas

Hay un importante cambio en el horario de comercio en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/16419193265181%20IMG_7866.jpg
Muchos comercios mendocinos optarán por el "horario de verano" durante el mes de enero.

Un gran número de comerciantes aseguran que en la siesta el centro es un "pueblo fantasma" mientras otros resisten estas horas con las persianas abiertas.

Las altas temperaturas que registra Mendoza desde que comenzó enero, dieron el empujón a un gran número de comerciantes a optar por el viejo horario cortado respecto a la atención al público, tanto en Ciudad como en el resto del Gran Mendoza.

Aseguran que "en horas de la siesta el centro es un desierto”, y que cuando la gente sale en mayor número a comprar después de las 19, los locales ya están prontos a cerrar. También aseguraron que es una medida temporal, y que ni bien se dan las temperaturas, es muy probable que retomen el horario corrido. 

Al mismo tiempo, otra importante cantidad de locales manifestaron que mantendrán el horario corrido  porque “ya estamos organizados así”, como sostuvo la cajera de la tienda Ver, de Peatonal; otros, porque dependen de decisiones de sus casas centrales ubicadas en Buenos Aires, que no contemplan particularidades mendocinas, como explicaron Hugo y Walter de Britches.

En locales de ropa y calzado infantil pudo advertirse que esta semana adoptaron el horario cortado porque en la siesta no venden, “y cuando la gente sale a comprar después de las 19, ya estamos cerrando”, afirmó la vendedora de In Crescendo de calle Rivadavia. El mismo relato se obtuvo en casas de cotillón, jugueterías y zapaterías.

La presencia de turistas, para la Cámara Empresarial de Comercio Mendoza, es determinante para sostener el horario corrido en verano, mientras que comerciantes aseguran que el turista “compra en la mañana temprano y luego sale de excursiones. Ninguno pasa la siesta en el centro comprando”, tal como lo describió el vendedor de la tienda Tsunami en calle Rivadavia y coincidió con decenas de otros consultados.

La ley que rige desde el año 1992 respecto al comercio en la provincia de Mendoza estipula que los negocios pueden estar abiertos las 24 horas, mientras las jornadas laborales de los empleados sean pagas como corresponde. Pero en tiempos duros de pandemia, a comienzos del 2021, el gobierno provincial y de la Ciudad sugirió horario corrido para disminuir las horas de circulación de gente. 

El subsecretario de Comercio de la Ciudad de Mendoza, Roberto Ríos, explicó a El Sol que, si bien desde la Ciudad se establece e impulsa la implementación del horario corrido, “el cual tiene un alto nivel de adhesión”, también se consideran otros factores que pueden afectar el normal desarrollo de la actividad comercial.

“Ante las condiciones climáticas de este periodo del año, se contempla la posibilidad de que cada comercio funcione priorizando su actividad comercial, siempre respetando la jornada laboral de sus empleados”, sostuvo.

Malestar por “estar cambiándole el horario a la gente”

Adrián Alín, presidente de Cecitys, fue enfático en afirmar que el horario corrido en Mendoza “es una decisión tomada de acuerdo a las encuestas que se han hecho, para acompañar lo que sucede en las grandes ciudades del país, como Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, que son ciudades y no localidades”.

Esto de estar cambiándole el horario al personal no es lo aconsejable, porque muchos luego se quejan de que pidieron la jornada corrida, se discutió mucho para lograrla, ya se puso en debate, y ya se tomó una decisión. Pero ahora se da marcha atrás”, expresó su descontento el titular de la cámara empresarial.

“Es como cuando nosotros comenzamos a trabajar los sábados a la tarde. Al principio adhirieron cuatro o cinco y hoy en día el sábado a la tarde es el día que más se vende”, ejemplificó.

“Hay muchos que me han pedido nunca más horario cortado”, sostuvo Alín, pero al mismo tiempo reconoció que “entre las 13.30 y las 15  no hay clientes”.

“Los comercios están en toda su libertad de abrir cuatro y cuatro, pero nosotros vamos a seguir insistiendo en ser “la gran provincia del oeste argentino y aquellos comercios que estén abiertos los vamos a publicar en el ingreso desde Chile”, afirmó el presidente de la Cecitys.

Los turistas ¿cómpran en la siesta?

“Se debe tener en cuenta que estamos en época de turismo, y el turista no duerme siesta. Disfruta. Sale a comprar porque siempre hace falta algo”, aseguró Alín. Por contrapartida, los comerciantes que optaron por el horario cortado afirman que en la siesta “no compra nadie” y que incluso encarece los costos.

“La siesta son muchas horas de tener aires acondicionados prendidos, luces, y personal para que no entre absolutamente nadie a comprar. El centro es un pueblo fantasma en ese horario. Basta recorrer un par de calles para darse cuenta que no exagero”, expresó el duelo de Grafprint un local que imprime fotos, remeras, gorras y que ofrece recuerdos de este tipo para turistas.   

Mendoza no logra una modalidad común

Los locales de venta mayoristas de accesorios, jugueterías y ropa expresaron que mantienen el horario corrido porque reciben clientes del interior de Mendoza y de provincias vecinas, por lo que no pueden hacerlos “esperar horas deambulando para continuar con las compras”.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto anteriormente, se advierte que el comercio en Mendoza no logra todavía trabar en núcleo respecto a los horarios.

Alín aseguró que “a primera hora de la mañana no hay nadie en el centro hasta las 10. El horario también se ha corrido para el empleado público, quien ya no sale más a las 13, sino a las 15”.

Qué pasa en los municipios

Desde las comunas del Gran Mendoza, coincidieron en que hay una total libertad respecto del horario de comercio y que cada empresario determina cómo trabaja según qué le funciona.

La municipalidad de Las Heras, acompañó la moción generalizada de que ellos no regulan el horario de comercio, por lo cual los locales pueden “trabajar libremente” y que no advierten cambios recientes, diferentes a los de la época más dura de la pandemia cuando hubo restricciones de circulación.

“Ahora han vuelto a la normalidad”, informaron desde el municipio lasherino en referencia al horario cortado. Y agregaron que quienes hacen horario corrido, como corralones e hipermercados, es porque “ese horario les funciona y lo aplican desde hace mucho tiempo”.

“La municipalidad no va a limitar la libertad de horario de los comerciantes y menos ahora en esta época de crisis”, dijeron a El Sol.

Godoy Cruz decretó que los comercios del departamento tendrán el horario de apertura a partir de las 10 horas, medida que entró en vigencia en abril de 2021. En la normativa (Decreto 1420), la municipalidad recomendó a los locales a implementar el horario corrido y cerrar sus puertas a las 20, con el objetivo de disminuir la circulación en las calles y transporte público, contribuyendo además a la prevención en el marco de la pandemia Covid-19.

Desde la comuna aseguraron a El Sol que el horario corrido tiene el visto bueno tanto de dueños de comercios como de empleados, conclusión a la que llegaron mediante una encuesta realizada desde el IDC, la cual mostró que el 70% de los comerciantes está de acuerdo con la medida, mientras que del lado de los empleados, el 80% mostró satisfacción ante este nuevo horario.

 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.