access_time 19:26
|
25 de marzo de 2021
|
|
Clima

Por el efecto invernadero, Mendoza podría tener hasta un 50% menos de nevadas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/161671281142200649845.jpg

Según los especialistas, el otoño tendrá temperaturas "de normales a un poco más elevadas de lo que estamos acostumbrados".

No es lo mismo el otoño en Mendoza, reza la tonada. Pero este año, ¿será una estación con hojas mojadas o más bien con pocas lluvias? A los especialistas les preocupa la cantidad de nevadas que habrá en invierno. 

La temporada estival de Mendoza no cumplió para nada con los pronósticos establecidos por el Servicio Meteorológico Nacional. El  anticipo elaborado por los meteorólogos a principios de año predecía un verano normal y hasta con temperaturas con un promedio más elevado de lo habitual. Con respecto a las precipitaciones, tampoco se esperaba alcanzar casi la media anual en tan solo los tres primeros meses del año. En Mendoza caen, en promedio, unos 220 mm de agua al año. Sin embargo, hasta el momento ya llevamos acumulados 192,7 mm.

“En febrero tuvimos un 300% más de lluvia que durante el mismo mes del año pasado”, explicó el pronosticador Fernando Jara.

Marzo no fue tampoco un mes seco. “De hecho hemos tenido una temporada de verano con mucha más lluvia, ya casi hemos completado la media anual en tan solo 3 meses”, reafirmó Jara a El Sol.

Este verano el hemisferio sur se vio bajo la influencia de La Niña. Lo que hacía presuponer que sería un verano “más bien seco, pero eso no fue así en Mendoza. Igualmente hemos tenido días seguidos de lluvias acá y eso no depende tanto de fases a nivel global sino de variaciones o patrones más locales”, destacó el investigador del CONICET y Doctor en Ciencias de la Atmósfera y los Océanos, Juan Rivera.

¿Este aumento del promedio de lluvias se mantendrá durante el otoño? ¿Qué podemos esperar el respecto los mendocinos?

La intensidad del Fenómeno de La Niña que venía afectando todo el país está disminuyendo. “Ya estamos entrando en lo que se denomina etapa neutra, ni Niño ni Niña”, explicó Rivera en la entrevista.

Por lo que “a priori, se viene un otoño con condiciones normales”, dijo el científico. Algo que refuerza el pronosticador de Canal 9 Televida: “Según lo que destaca el Servicio Meteorológico Nacional, vamos a tener temperaturas normales o incluso un 40% más elevadas que en otros otoños. Y con respecto al pronóstico trimestral de precipitaciones, también es normal”.

 

Ni la Niña, ni el Niño: todo es efecto invernadero

La ciencia explica a la fase de La Niña como un aquella que produce un enfriamiento a gran escala de las aguas de la superficie oceánica en la parte central y oriental del Pacífico ecuatorial, además de otros cambios en la circulación atmosférica tropical, como los vientos, la presión y las precipitaciones. Por lo general, tiene efectos en el tiempo y el clima contrarios a los de El Niño, según publica en su página oficial el S.M.N (Serivicio Meteorológico Nacional).

Por su parte, “la fase de El Niño es patrón climático recurrente que implica cambios en la temperatura de las aguas en la parte central y oriental del Pacífico tropical. En períodos que van de tres a siete años, las aguas superficiales de una gran franja del Océano Pacífico tropical, se calientan o enfrían entre 1 ° C y 3 ° C, en comparación a la normal. Este calentamiento oscilante y el patrón de enfriamiento, afecta directamente a la distribución de las precipitaciones en las zonas tropicales y puede tener una fuerte influencia sobre el clima en los otras partes del mundo”, explica la web del INTA (Instituto de tecnología Agropecuaria) .

Cuando prima la fase de El Niño es cuando más lluvias se registran, mientras que con la Niña es época de mayor sequía para nuestra región.

Más allá de todo, el punto en común de todos los entrevistados es la innegable afectación del cambio climático por el incremento del gases de efecto invernadero.  “Esto está modificando los patrones y hace que cada año tengamos menos nevadas”, analizó Rivera cuando El Sol le consultó sobre la situación actual y un posible pronóstico de nevadas para este invierno.

“De hecho para este invierno tenemos un 50% de posibilidades de tener menos nevadas que las registradas durante el último invierno, el otro 50% nos indica que pueden llegar a ser como las del invierno pasado, que igualmente fueron escasas”, destacó el investigador del CONICET.

Si bien la fase de La Niña ejerce un efecto de enfriamiento a escala mundial. Esto no bastó para evitar que el 2020, aún con todo el parate económico mundial por la pandemia de coronavirus, fue uno de los tres años más cálidos de los que se tiene registro en los promedios de temperaturas mundiales.

El incremento de los gases de efecto invernadero “está afectando a todo el mundo y Mendoza no es la excepción”, dijo Jara. Y agregó que “por esto también se dificulta cada vez más trabajar a largo plazo. Si bien yo como pronosticador no lo hago, si puedo comentarte mirando datos de años anteriores que se retrasa el inicio de las primeras nevadas y eso afecta y recrudece la crisis hídrica que vive Mendoza desde hace bastante tiempo”, sintetizó quien da el pronóstico para todos los mendocinos en la pantalla del 9.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.