access_time 15:35
|
5 de marzo de 2022
|
|
Festejos

Mi primera Vendimia: tres cosas que definen la esencia del Carrusel

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1646504092075PHOTO-2022-03-05-15-14-04.jpg

La visión porteña del desfile que atravesó calles de Ciudad. El entusiasmo del público, las reinas en sus carros y el color de las hinchadas, los principales atractivos.

Las calles de la Ciudad se inundaron de gente desde temprano este sábado por la mañana, porque la Vendimia volvió a la presencialidad en Mendoza. Algunos llegaron desde lejos con sus reposeras, sus heladeritas y sus carteles departamentales, porque el que disfruta de la fiesta máxima de la provincia tiene bien claro quién quiere que sea su reina.

Los prejuicios porteños alrededor de los festejos de la Vendimia y la elección de una reina -que traje cuando hace un mes me instalé en Mendoza- se fueron deshaciendo a medida que recorría la calle Sarmiento por donde pasaron los carros decorados de cada departamento con sus reinas, alentadas y ovacionadas por un público variopinto: desde el más chiquito que se deslumbraba por cada detalle hasta el más grande que ya debe haber visto pasar decenas de carruseles.


Lo primero que logró captar mi atención de este Carrusel 2022 fue el público: sediento de festejos vendimiales, de celebrar su provincia y su gente, de reunirse en armonía para disfrutar en familia. Porque, como me contaba Alicia, una vecina de Godoy Cruz que se reservó una mesita con su amiga Berta para ver el Carrusel mientras almorzaban una pizza de jamón y ananá y unas empanadas de carne, en la Vendimia no hay grieta y el mendocino al que no le gustan los festejos y que no quiere que siga existiendo reina vendimial, “es un amargado”. Además se quejó porque antes en los carros se repartía asado, algo que este año no le tocó disfrutar. 

Ver también: El show político en fotos y videos: los regalos, los invitados y el que se llevó más melones

Lo segundo: la preparación de las canastas con palos para lograr atrapar lo que regalan las reinas desde sus carros. Uvas, duraznos, peras, tomates, orégano y hasta melones, que cuando alguien lograba atraparlo había un merecido aplauso a la puntería. 

La pregunta infaltable esta mañana nublada giró alrededor de la elección de la reina, hay dos o tres favoritas entre el público y mucho folclore entre departamentos. 

Lavalle, por ejemplo, reclama su trono que hace 52 años no logra obtenerlo. San Carlos, por su parte, es el que llevó la hinchada más grande: con bombos, carteles, pancartas y posters de su reina departamental. Y Malargüe mostró un particular entusiasmo porque desde 2019 no presentaban reina. 


Lo de Guaymallén es un caso aparte y debo reconocer que llevo semanas obsesionada con el tema. Julieta Lonigro llegó a la esquina de Sarmiento y 25 de Mayo acompañada por su corte y vistiendo sus atributos de “reina blue”, la reina que quiere ser y no la dejan por una disposición municipal que decidió dejar a su departamento sin su soberana.

Ver también: Video: el gesto de la reina blue cuando pasó el carro de Guaymallén

Para Gloria, guaymallina nacida y criada, “es una falta de respeto no estar representados”. Cree que el intendente Marcelino Iglesias debería llamar a un plebiscito y que el pueblo decida

Luciana, su nieta de 12 años, la acompaña y asiente mientras escucha. Con su corona de plástico y su capa de tafeta violeta me tocó el brazo y me dijo bajito: “Nunca voy a faltar a una Vendimia. Quiero que tengamos reina de nuevo”. Todos los años viene disfrazada y espera (algún día) poder postularse y representar a su departamento. Cambiar la corona artificial por una real. 

Y no es la única en el público que viste su corona de plástico (que los vendedores las ofrecían a 300 pesos). Hay cientos de niñas luciéndola y jugando a ser monarcas, mujeres más grandes o más chicas adornando sus cabezas e imitando el característico saludo real, conocido como beso bandeja.

Aunque no todas las mendocinas tengan aspiraciones concretas de ser coronadas en Vendimia, hay algo que queda a la vista cuando llegan los festejos en la provincia: no hay edad ni género para ser reina; con atributos o sin ellos; con o sin aprobación municipal; con capa o sin ella. Cada cual con la corona que elige y celebrando el tiempo de Vendimia en las calles y a su manera. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.